Pocos motivos se necesitan para visitar una ciudad como Londres, la Caput Mundi de nuestros días, con permiso de Nueva York, claro está. Si ya has estado, tienes que volver, eso no importa, y si no has ido, pues a que estás esperando. Este sería más o menos el planteamiento.

Y en estas estábamos Adrí y yo la ultima semana de febrero, con un par de días de fiesta después de currar todo el mes en Mallorca, ella, sin conocerla, yo, habiéndola pisado en tres ocasiones anteriores pero con ganas de más, así que no había mucho más que hablar: es invierno, y aún no me es obligatorio el elegir destinos con playa cerca así que era la nuestra. Nos vamos a la City, nos vamos a Londres again!

Vuelos baratos a Londres

Y es que, al menos desde Barcelona, creo que hay pocas ciudades en Europa a las que sea tan fácil ( y barato) volar. Hay vuelos a todas horas, cualquier día de la semana y con la compañía que te plazca. Para ello, pues lo de siempre, entras en Skyscanner, pones como destino Londres y ala, a elegir lo que mejor te vaya.

En nuestro caso, la idea era alargar el fin de semana e irnos cuatro días enteros, es decir, salir el sábado a primerísima hora de la mañana y volver el martes a ultima hora, para aprovechar al máximo los días que estuviéramos en la ciudad pero sin pagar noches de más por la cara.

Y lo que os decía, barato barato: saliendo sábado a las 6:20 de la mañana (toma madrugón) y volando de vuelta el martes a las 20:05, los dos, por 69€. Poco más de 30€ por persona, es decir: puta madre.

Como llegar del aeropuerto al centro de Londres

6 aeropuertos ni más ni menos son los que operan en Londres. 6! Casi nada, verdad? Dependiendo de la compañía con la que voléis iréis a uno o a otro e incluso es posible, que aún volando con la misma compañía, entréis por uno y salgáis por otro. Los seis aeropuertos que operan en Londres son: Heatrow, Gatwick, Luton, Stansted, City y el de Southend, que aunque esté a tomar viento, también se utiliza como puerta de entrada a la ciudad.

En nuestro caso, al volar con Ryanair, nuestro aeropuerto, tanto de entrada como de salida era el de Stansted, a unos 40km del centro de la ciudad. Este aeropuerto, convertido en centro de operaciones de esta aerolínea, dispone de estación de tren en la misma terminal desde donde sale el Stansted Express, que en tan solo dos paradas y unos 45 minutos de trayecto, te deja en la estación de Liverpool Street, ya en el centro de Londres.

Nosotros estuvimos barajando la opción también del autobús, con Terravision y los National Express a la cabeza pero terminamos decantandonos por el tren por una razón: van más rápidos y salen cada 15 minutos en hora punta así que preferimos pagar una libras de más pero tener más juego.

Al final, reservando el trayecto con antelación por internet, nos salió por 50 libras las ida y vuelta de los dos así que ni tan mal. Podéis mirarlo vosotros mismos por AQUÍ, ya que a veces salen ofertas.

Donde dormir en Londres

Teniendo en cuenta que cada año hay más de 18 millones de personas que piensan igual que nosotros y deciden hacer una escapada a Londres, no es de extrañar que la oferta hotelera de la ciudad sea enorme y haya para todos los gustos. Gustos, que no bolsillos, porque si algo tiene , Londres es que barato, barato no es que sea y en dormir será en donde se te irá una gran parte de tu presupuesto.

Aunque esto es como todo, como más lejos del centro, más barato. Aquí, la clave, es encontrar una zona donde puedas decir que estas más o menos bien situado y que no te cueste un ojo de la cara.

Nosotros, después de mirar y comparar, terminamos eligiendo la zona de Kensington y Notting Hill. El motivo: pues son zonas residenciales, no muy lejos del centro de la ciudad, para nada, en verdad puedes llegar a pie a muchos de los principales lugares de interés sin problema, pero con una oferta hotelera a un precio bastante razonable (siempre teniendo en cuenta donde estamos, eh, no lo olvidemos).

Al final, después de mirar y mirar, escogimos el Garden Court Hotel, muy cerca del metro de Queensway pero también de algunos imperdibles como Portobello Market o Hyde Park y que nos ofrecía una doble con desayuno incluido por unos 300€ justos y una valoración más que aceptable. Para nosotros, el tema del desayuno en esta ocasión era primordial ya que así nos quitábamos una comida para hacer en la calle y también ya salíamos de hotel a tope que si no al final siempre cuesta más arrancar. Esta fue nuestra elección pero si le echáis un vistazo a Booking veréis que esta zona está plagada de hoteles y muchos de ellos pintan bien, la verdad.

Que ver y hacer en Londres (o London Pass si o no)

Y con los vuelos ya en nuestro poder, y tres noches de hotel esperándonos, ahora ya si, tocaba lo mejor: tocaba Viajar desde el Sofá.

Pero ojo, una cosa tenéis que tener clara: Londres es, muy probablemente, la ciudad del mundo con mayor variedad de cosas por hacer, lugares que ver y sitios que visitar. Es decir, Londres es un puta locura, sobretodo si es la primera vez que vas. Y es ahí donde tienes que currártelo al máximo previamente desde casa para poder aprovechar a tope cada minuto que vas a pasar en ella. Aunque eso, para nosotros, no es problema ya que, acaso hay algo mejor?

Lo primero que tienes que hacer es una lista de todo eso que quieres ver y hacer. Te aseguro que, si te informas bien, esa lista será larga. En la red hay miles de blogs que hablan de todos los imprescindibles de la ciudad con lo que no voy a ser uno más, ya hay muchos y buenos. Incluso recuerdo que vi uno que te hablaba ni más ni menos que de los 60 imperdibles así que haceros una idea de lo que hablamos.

En nuestro caso, después de recopilar algo de info, lo teníamos bastante claro y quedaron los cuatro días distribuidos como así

Día 1: Notting Hill, Kensington i Hide Park

Día 2: El South Bank

Día 3: El West End

Día 4: Camden Town

Aunque eso no significara que ya está, ya lo teníamos hecho esto, que va, y es que otra vez el problema de siempre: la pasta.

Y es que otra cosa que no es nada barato en Londres son las entradas a ciertos lugares (no en cambio a los cuatro museos más importantes de la ciudad: el British Museum, la National Gallery, el Natural History Museum y la Tate Modern que son completamente gratixxx) y con nada barato me refiero a que, por ejemplo, entrar a la Torre de Londres te cuesta 22,70 libras o entrar a la Abadía de Westminster 20. Un pasta, verdad?

Para ello existe lo que se conoce como London Pass, es decir, una tarjeta como existe en tantas y tantas ciudades del mundo, que compras por días y que con ella tienes acceso gratis a un montón de lugares (y en muchos sin hacer cola, gran punto a favor).

Eso si, esta tarjeta tampoco es barata:

1 Día – 69 Libras
2 Días – 94 Libras
3 Días – 114 Libras
6 Días – 154 Libras

Aquí, lo que tienes que hacer es lo que decíamos antes, hacer tu ruta desde casa, organizar todos esos sitios a los que quieres entrar y a los que no y sumar cuanto te cuestan esas entradas. Que te sale más barato con la London Pass, adelante, pillarla. Que no te sale a cuenta, pues pasando.

En este caso, con la London Pass, puedes entrar a más de 80 atracciones de la ciudad, y no solo sitios que visitar sino que te entra también un crucero por el Tamesis o hasta un día en la bolera o patinando sobre hielo.

A nosotros, para que os hagáis una idea, estirando la London Pass, y es que ya que la tienes, entras en lugares que de otra forma no entrarías, claro está, si pillábamos la de dos días, que buscando algún cupón de descuento por internet nos acabó saliendo por 85 libras entrábamos en lugares por valor de más de 150 así que las dudas fueron cero, claro está. Para pillarla es muy fácil: vas AQUÍ, eliges los días y a pagar. Luego tienes que elegir si quieres que te la manden a casa (con pago extra. Al loro que tardan unos 15 días en llegar, no la lieis), si la quieres ir a buscar tu mismo a tu llegada a Londres por las oficinas o si, como hicimos nosotros, prefieres descargarte la aplicación y tenerla en el móvil, cosa que, según creemos, es lo más cómodo.

Pero lo dicho, eso dependerá de como te guste a ti ver las ciudades, si quieres entrar en los sitios o con verlos desde fuera ya tienes suficiente. A nuestro parecer, para una primera visita a la ciudad, imprescindible. Pero a gustos, viajes.

Y con esto ya poco más nos quedaba por hacer. Mirar el tiempo a ver cuantos días nos llovería durante nuestra estancia, cuanto frío pelaríamos y poco más, esperar y esperar, esa espera que tanto nos gusta antes de emprender cualquier viaje, aunque sea un viaje conocido como este, pero viaje al fin.

Seguimos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .