Una de las claves de esto de viajar, sobre todo si, por una razón o otra, no eres de pillar la mochila, darle la patada a todo lo conocido y largarte a volar, es que te haga la misma ilusión irte un mes que un fin de semana, a Malasia que a las Islas Canarias, a Londres que a Singapur, y es que al final de esto se trata, de estar en movimiento, de que esa jodida rutina que a algunos nos mata se pueda romper, por poco que sea, para darnos un poco de aire hasta la próxima aventura y es que el mundo es tan grande y hay tanto que conocer que al menos yo no le voy a hacer ascos a nada, a ningún rincón por pequeño que sea, por cercano que está o por, como era este el caso, que ya haya estado anteriormente en 3 ocasiones.

Y mucho menos si se trata, claro está, de Londres.

Londres es una ciudad que tiene tanto, pero tanto tanto que ofrecer que uno nunca se va a cansar de visitarla, de hecho uno nunca va a acabar de sorprenderse en ella y estos 4 días que hemos pasado en la City no han hecho más que reafirmarme en ello. Londres es el mundo ahora mismo y el mundo, como ya sabéis, está para poderlo descubrir.

Pero cuando hablamos de una ciudad como esta, una ciudad en Mayúsculas, tanto en tamaño como en cosas que ofrecer, uno solo tiene dos opciones, o bien dispones de mucho tiempo y dinero y entonces ya si que todo te da igual, o bien has de planificar bien tu estancia en ella para poderle sacar el máximo jugo posible y eso, de alguna manera, es lo que vamos a intentar hacer aquí, con algunos consejos que, al menos a nosotros, nos han ido bien y que espero os sirvan para poder preparar, y descubrir, la Caput Mundi de nuestras días.

Así que allá que vamos!

· Geografia

Y empezamos con algo de info por si algún extraterrestre cae en el blog y no sabe donde está la ciudad: Londres es la capital de del Reino Unido y se encuentra a orillas del Tamesis, en el sudeste de Gran Bretaña y viven en ella nada más y nada menos que 8.700.000 habitantes, conviertiéndola con ello en una de las ciudades más grandes de Europa. Situados? Pues seguimos.

· Clima

Y aquí bueno, uno ya sabe que el clima de Londres, tropical, lo que se dice tropical, no es. Londres es la ciudad del casi siempre: Casi siempre llueve, casi siempre hay niebla, casi siempre hace frío. Pero también es una ciudad donde, sin que te des cuenta, esa niebla que te estaba calando hasta los huesos de repente se disipa y aparece un sol que, aunque tímidamente, te calienta esa piel entumecida y ya ves tu corriendo a la gente, dirigiéndose a los parques, al primer banco, a robar esos rayos preciados que, aquí, nunca sabes cuando van a durar.

Nosotros, como visteis, estuvimos en una de las peores olas de frío que se recuerdan, con abundantes nevadas durante los últimos dos días pero por ejemplo, una semana antes, unos amigos habían estado y apenas les llovió.

Así que aquí va mi recomendación: llevaros ropa para todo. Para algo de frío, para algo de calor, para lluvia, para sol. Obviamente si vais en pleno invierno la camisetita de tirantes os la podéis ahorrar y si vais en pleno verano no hace falta que llevéis la chaqueta de plumas pero tener presente que el tiempo cambiará. De eso estar seguros.

· Cuando ir

Así que con todo, aunque a nosotros el tiempo no nos impidió hacer prácticamente nada de lo que queríamos hacer, si que es cierto que, por ejemplo, hacer un crucero por el Tamesis en pleno febrero es de majaras, ya que te queda la poca piel que tienes al descubierto como si fueras un esquimal, así que si, igual la mejor época para ir no sea esta y sea más de cara a primavera, verano o otoño, aunque repito, nosotros no dejamos de hacer nada de lo que queríamos hacer y ver la ciudad nevada también da un plus que en otras épocas del año no tendrás.

· Moneda y precios

Ah si, por cierto, a parte de fría, Londres también es cara, me olvidaba. Joder, creo que la estoy pintando un poco mal, no? Pues os juro que me encanta, pero no se le puede negar lo que tiene y lo dicho, es cara. Y si, van en Libras Esterlinas así que olvidaros de los euros, aquí, como buenos anti europeos, no os servirán de nada.

Pero aquí va mi recomendación gratis del día: no hace falta que cambiéis dinero, no vale la pena y es que en Gran Bretaña se puede pagar absolutamente todo (o casi todo, camellos y demás carezco de información) con tarjeta de crédito y os hará un mejor cambio que si cambiáis moneda.

O va, si queréis cambiar algo de dinero (pero muy poco, eh) aunque solo sea para comprar algo en algún mercado callejero (aunque en muchas paradas se puede pagar con Credit Card también) hacerlo una vez ya estéis en el centro de la ciudad, nunca en el aeropuerto donde os atracarán a mano armada y si pueden se os mearan en la cara. Es un robo el cambio del aeropuerto. Ni lo miréis que por mirar también os cobran.

Y una vez ya con vuestra tarjeta lista para sacar humo y con algunas libras en el bolsillo, pues lo dicho arriba, Londres no es una ciudad barata aunque si que es cierto que puedes trampear y que no tengas que dejar un riñón en deposito para visitarla.

Una manera de ahorrar en las visitas es sin duda el London Pass, con la que puedes ahorrarte un buen pico en las entradas de las principales atracciones. Lo explico mejor en el Making Of de esta escapada, es decir, AQUÍ.

Más adelante, en Como Moverse por Londres os contaré como ahorrarse un buen dinero en transporte con la Oyster Card mientras que las comidas, si obtáis por comer en mercados y en puestos callejeros tampoco os saldrá por un ojo de la cara, al contrario, podéis comer por, al cambio 5 o 6 € cada uno. Eso si, de pie y en la calle pero This is London gente. Y la verdad que también tiene su rollo.

Y ojo, que luego están sus museos insignia como la National Gallery, el British Museum, la Tate Modern o el Museo de Historia Natural: G-R-A-T-I-S!!!

Y es que así tendría que ser en todo el mundo, no se le puede poner un precio a la cultura.

· Comida

En Londres en particular pero a los británicos en general, les encanta salir a cenar fuera, y eso se nota en que los restaurantes están llenos a petar desde primera hora de la tarde, y es que si: cenan a las 18. Con esto digo que lugares para comer, en Londres, habrá miles y miles, de todo tipo, de cualquier lugar del mundo, lo que te puedas imaginar que se puede llevar uno a la boca, allí lo encontrarás. Eso si, nos encontramos con el mismo problema de antes: se paga.

Nosotros, a diferencia de lo que es habitual, solo nos permitimos un día de cena así de guays, y la verdad es que acertamos enormemente con el lugar. El restaurante se encuentra en Westbourne Grove, cerca de Notting Hill, y se llama Lokanta. Llegamos a él porque estaba en el lugar 48 de entre más de 18.000 restaurantes que salían reseñados en Tripadvisor y nos encantó. Comida tradicional turca, sin florituras, a por el sabor directo, y la verdad, por todo lo que comimos, nada caro. Ir. Recomendable 100%.

· Seguridad

Aquí la verdad es que bueno, pues que os voy a decir. Londres es una ciudad inmensa y, como en todo el mundo, hay buena gente suelta e hijos de puta sueltos. Con esto quiero decir que no os rayéis, utilizar un poco el sentido común y no os tiene que pasar nada. Al final si te tienen que pegar el palo te lo pegarán en Londres, en Barcelona o en Ulan Bator, os lo pegarán y listo, pero no dejéis de hacer nada por el que pueda pasar.

En cuanto a seguridad, yo creo que Londres es una ciudad muy segura, llena de policía por todos lados y con más cámaras de seguridad que en Langley. Aunque camaras de videovigilancia no sean sinónimos de seguridad sino de control, pero eso ya es otro tema.

Pero lo dicho, que si, que Londres es una ciudad segura como lo puede ser Barcelona, París o Berlín así que no hay pega por eso.

· Un libro y una Guía

Como no podía ser de otra manera los libros ambientados en Londres son infinitos así que tendréis trabajo para decidiros cual llevar. Desde uno de sus hijos pródigos como es Charles Dickens y su Oliver Twist o tirar de algo más negro como el Sherlock Holmes de Artur Conan Doyle.

De todas formas, para mi, de lo poco que yo me he leído, claro, un libro que recomiendo es Sin blanca en París y Londres del gran George Orwell y ya de paso os podéis leer su gran novela, 1984, que mucho tendría que ver con la Londres actual.

En cuanto a guía pasa un poco lo mismo, hay mil, así que no nos calentamos la cabeza y nos fuimos con la Lonely Planet para darnos cuatro pinceladas sobre lo que visitar aunque a decir verdad, con toda la información sobre la ciudad que hay en la red igual no hace ni falta.

· Como moverse por Londres

Y es que Londres es uno de los lugares del mundo que más posibilidades ofrecen al visitante con diferencia y si quieres sacarle aunque sea el jugo más superficial tendrás que moverte, y mucho.

Eso puede llegar a ser un problema, y es que estamos en las mismas, el transporte publico también es carísimo, tanto como que un viaje sencillo en metro de una triste zona te puede llegar a costar más de 3€. Pues haz números.

Por suerte, existe una salvación: la Oyster Card.

La Oyster Card no es otra cosa que una tarjeta pre-pago que vas cargando de saldo y que vas usando en los transportes públicos que utilices en tu estancia en la ciudad, sobretodo Metro y Autobús, aunque también está incluido el tren y el tranvía, siempre que estos sean por dentro de las 9 zonas de Londres.

Su principal característica, a parte de la comodidad de no tener que ir comprando un billete cada vez que utilices un medio de transporte, ya que además es contactless, con lo que con acercar la cartera al circulo que te indica en todas las entradas será suficiente, es lo que se llama el Daily cap, o limite diario. Este limite es la cantidad máxima que pagarás al día por usar el transportes publico, ya que toda cantidad que sobrepase ese limite no se te descontará del saldo de tu tarjeta. Para poner un ejemplo, si hacemos en un día 4 viajes de metro y dos en autobús, algo nada descabellado, y pagáramos la tarifa normal (de 1 zona), tendríamos que soltar 12,60 libras ni más ni menos. Con la Oyster, en cambio, lo máximo que nos descontarán son los 6,60 libras del limite del Daily cap, es decir, la mitad.

Vale la pena, verdad?

Conseguirla es para tontos, en cualquier estación de metro la puedes comprar en los cajeros para tal efecto y la puedes pagar (y recargar) tanto con tarjeta como con efectivo. Para hacerte con ella tienes que pagar 5 libras de fianza que luego, si quieres, puedes recuperar devolviendo la tarjeta, o guardandotela para otra ocasión ya que no caduca nunca.

Sale muy a cuenta, la verdad.

· Donde dormir en Londres

Pues aquí pasa un poco como con los restaurantes: será por opciones donde escoger. Eso si, también se pagan.

Nosotros nos decantamos por una zona, Notting Hill, donde la oferta es también muy amplia pero los precios son algo más asequibles, sin por eso estar alejada del centro de la ciudad y la verdad es que no podemos estar más contentos con la elección.

En este caso nos decidimos por el Garden Court Hotel y si volviéramos repetiríamos de nuevo pero la verdad es que la zona está llena de hoteles de ese tipo: funcionales, sin florituras, pero que para dormir, ducharse y estar a gusto el poco tiempo que estás en él es más que suficiente. 300€ tres noches con desayuno. Mirar precios y me decís que tal.

· Que ver y hacer en Londres

Y es que aquí está la eterna pregunta y aquí, en Londres, la única que no podrás contestar. Las posibilidades que ofrece la ciudad son tantas que daría para una vida entera y seguirías sin conocerla por completo.

Nosotros lo que hicimos fue montarnos un itinerario que nos permitiera ver lo más relevante de la ciudad, o al menos, casi todo lo más relevante de la ciudad aunque ya te digo que nos dejamos algún que otro imprescindible por visitar.

Así que para terminar, este fue nuestro itinerario para nuestros 4 días en Londres

Día 1: Notting Hill, Kensington y Hyde Park:

Nada más aterrizados y con las mochilas ya en el hotel nos dirigimos a Portobello Market, en Notting Hill, con permiso del de Camden, el mercado más famoso de la ciudad.

De aquí saltamos a los Kensignton Garden, donde se encuentra el palacio del mismo nombre y después a Hyde Park, el parque más conocido de Londres y la verdad es que, una vez estás en él, entiendes el porque y terminamos el día en el Museo de Historia Natural, uno de mis favoritos sin dudar.

Día 2: El Southbank, un día alrededor del Tamesis:

El segundo día lo empezábamos inaugurando nuestra London Pass en un gélido crucero por el Tamesis para que nos dejara en las puertas de uno de los iconos de la ciudad: la Torre de Londres o lo que es lo mismo, la viva historia de la ciudad hecha en piedra.

De aquí, después de un breve paso por St Katherine Docks, vino el Puente de la Torre y, ya desde la otra orilla del Tamesis, emprendimos el camino de vuelta metiéndonos en las entrañas de un monstruo de la segunda guerra mundial como es el acorazado HMS Belfast y terminamos el día con una perspectiva de l ciudad completamente distinta: viéndola desde el piso 72 del The Shard, el edificio más alto de la ciudad y que te da una visión de ella totalmente distinta y recomendable.

•Día 3: Nuestros pasos por el West End:

Debajo de un blanco manto de nueve nos encontrábamos la ciudad en nuestro tercer día en ella para empezarlo viendo la ostentación de la corona en las Royal Mews, las caballerizas reales donde, entre otras muchas, hay una hecha de oro macizo, muy austera ella, como os podéis imaginar.

No hay visita a Londres que se precie sin ver el cambio de la guardia real en el Palacio de Buckingham que combinamos con el de la guardia montada en la Horse Guard Parade, al otro lado de St. James Park, donde Adri y sus ardillas vivieron un segundo capitulo después del del primer día en Hyde Park.

De aquí nos movimos hasta otro de los iconos de la ciudad, la Abadía de Westminster, un lugar genial para perderse un rato antes de empezar con nuestra Ruta a pie por el Soho, donde visitamos Picadilly Circus, las Galepijas Burlington Arcade y paseamos por algunas de las calles más famosas de la ciudad como son Regente Street o Carnaby street para terminar el día entre China Town y uno de los secretos mejor guardados de Londres: Neal’s Yard Square y aunque la idea era terminar cenando en Covnet Garden, aquí unos ya no se aguantaban de pie y le pusimos punto y final aunque si te va la marcha aún tienes para dar y regalar.

•Día 4: Camden Town y el British Museum

Y como todo lo que empieza, acaba, nuestros 4 días en Londres terminaban y lo hicieron de compras en Camden Town, uno de los barrios con más encanto de la capital, donde puedes perderte horas y horas entres sus paradas y tiendas y comprar lo que te de la real gana que nadie te va a mirar mal.

Eso si, la nevada que nos cayó fue de aupa, aunque tuvimos la suerte que nuestra siguiente parada, y ultima a decir verdad, no era otra que el British Museum, dentro del cual, calentitos y ajenos a lo que caía fuera, nis despedimos de Londres dando un repaso a la historia de la humanidad, contada como en ningún otro lugar entre esas cuatro paredes, gracias, sobre todo, y se tiene que decir, a los siglos y siglos de expolio del imperio británico a lo largo y ancho del mundo aunque esto ya es otro tema para debatir.

4 días intensos a más no poder, 4 días en los que habíamos recorrido más de 60 kilómetros andando, pero 4 días en los que habíamos disfrutado de esta ciudad que atrapa a todo el que la pisa y es que en verdad no conozco a nadie que haya estado en Londres y vuelva con un: – Baj, que mierda de ciudad y eso es, en gran parte, porque es una ciudad para todos los públicos, para todas las edades y que te dará, si lo buscas, claro, exactamente aquello que estés buscando.

Londres mola, gente, así que ya podéis darle caña a Skyscanner e ir a comprobar si eso que digo es verdad.

Nosotros ya sabéis como va esto:

– Seguimos!

3 pensamientos

  1. Súper completo tu post!! siempre que leo Londres tengo que entrar a ver porque es de mis ciudades favoritas. Con respecto al transporte las veces que fui compré la TravelCard, similar a la Oyster, pero es para usar 3 o 7 días de manera ilimitada, en mi caso me convenía eso.
    un gran saludo! y muy buenas fotos! 🙂

    Me gusta

    1. Me alegro que te guste! No me extraña que sea de tus ciudades favoritas! Londres es muy muy TOP!
      Estuvimos barajando la Travel Card! Sin duda una muy buena opción también! Como tu dices, depende de lo que más le convenga a uno! Y saludo y muchas gracias!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .