5 de abril de 2018

– Así que esta es la famosa Tierra Prometida- le dijo Moises a Yavé cuando llegó al punto donde ahora mismo nos encontrábamos, en la cima del Monte Nebo – Pues tío, que quieres que te diga, prometer lo que se dice prometer, pues no promete.

-No sé Yavé, pero si no hay ni una triste sombra, nada, ni unos arbolitos, algo donde nos podamos tumbar a pegar una cabezadita o a jugar a las cartas, un Bar, algo que le de vidilla a esto. Y el Mar que? Pero si es salado!! Ni un pez nada por allí, yo que se, curratelo un poco más, no? Un chiringuito, eso, ponme un chiringuito! O una discoteca! De Bachata! Eso, eso! Además no me dirás que el nombre no le pega a una discoteca: los viernes te esperamos en la Tierra Prometida, no nos falles!

Pero que va, ese pedazo de tierra árida que teníamos enfrente era lo que llevaba 40 años persiguiendo el pobre Moi y encima, llega aquí y le cortan la cabeza. No me extraña que le hicieran un monumento…

Monte Nebo

Habíamos llegado aún con el olor a huevo podrido que traíamos con nosotros de las aguas sulfurosas de Hammamat Ma’in y nuestra intención era visitar el lugar y la Iglesia construida donde, según la Biblia, murió Moisés.

Los que nos conocéis sabéis que nosotros, de religión, poco tirando a nada aunque eso no quiere decir que por eso dejemos de interesarnos por lugares como este, con un rico pasado nos guste o no y es por eso que allí estábamos, subiendo la pista que lleva a la cima del Monte Nebo y que te brinda unas vistas de toda la llanura del Moab de escándalo.

En el punto donde dicen que Moisés vio la Tierra Prometida hay una cruz con una serpiente enroscada y un panel en el que orientarse a pesar de que como no podía ser de otra manera, la jodida calima que nos lleva acompañando desde que llegamos al país hace que poco se pueda ver aunque dicen que, en días en que el aire es más puro de lo habitual, incluso se pueden ver las cúpulas de Jerusalem, a 46km de donde nos encontramos, aunque yo no se si eso es fliparse un poco la verdad.

En este lugar han sido muchas las Iglesias que se han ido construyendo, unas encima de otras como lugar sagrado y de peregrinaje que es sin embargo, lo más destacado que nos podemos encontrar no son estas iglesias en si, muy discretitas a decir verdad, sino los fabulosos mosaicos que podemos ver en su interior, que datan del año 531, y que con motivo de quedar cubiertos en una de sus ampliaciones han llegado a nuestros días en un fabuloso estado de conservación. Vale la pena dedicarle un rato a observar todos los detalles que consiguieron con el manejo de este arte y que luego, en Madaba, acabaremos de confirmar.

Nuestra visita ha coincidido por eso con un grupo de cristianos provenientes de la India, un autobús lleno, no os penséis, y que venían en peregrinación por distintos lugares de Tierra Santa y este, como no, es uno de ellos.

No comparto ni esta religión ni ninguna, pero si respeto a la gente que las practica y su devoción, aunque me gustaría que creyeran más en sus posibilidades que en que alguien allá arriba les eche una mano pero de todas formas he de reconocer que ver a esa ente, con lagrimas en los ojos, besando el suelo, y pensar en el dineral que se habrán gastado, no se, le doy a la imaginación y me imagino el porque de todo esto, si es por el simple hecho de pertenecer a una comunidad, si es una válvula de escape, no se, pero está claro que lo viven, que disfrutan lo que están haciendo, que están cumpliendo un sueño, y ya solo por eso tienen mi admiración.

Con todo, nuestro estomago ya empezaba a reclamar un poco de nuestra atención así que dimos por terminado nuestra visita al Monte Nebo no sin antes echar una última visita a la Tierra Prometida y pensar en lo cachondo que fue Yavé. Prometida dice…que cabrón…

Madaba

Y para eso nos dirigimos hasta la cercana Madaba, capital de la región a pesar de encontrarse a tan solo 35 km de Ammán, y en donde ya íbamos a dormir las últimas noches antes de volar de nuevo a casa.

Y que narices íbamos a hacer en Madaba, os preguntareis.

Pues veréis, Madaba es una de tantas ciudades bíblicas que hay en la región (antes se la conocía como Medba)y como tal desde los siglos de los siglos ha sido escenario de guerras y más guerras entre las distintas tribus: que si los amorreos contra los judíos, que si los amonitas contra los arameos que si ahora yo te pego a ti, que si ahora tu me pegas a mi, un follón de la ostia, vamos pero como tal, han sido muchas las edificaciones que en ella se construyeron aunque tengo una mala noticia: prácticamente no queda ninguna en pie.

Y entonces?

Pues que no queden muros en pie no quiere decir que los suelos estén también destruidos y aquí es donde Madaba tiene su riqueza y de donde viene su sobrenombre: la Ciudad de los Mosaicos.

Y es que la influencia romana y que la ciudad floreciera de su letargo en la época bizantina han dejado desperdigados por toda ella enormes y preciosos mosaicos, algunos formados con millones de teselas e incluso aún hoy en día esta actividad, la mosaísta (si, si, así se llama) es uno de los pilares de la economía de la región y es que en Madaba se encuentran auténticos artista del tema.

Nosotros por eso no nos íbamos a quedar mucho tiempo en ella ni íbamos a recorrer todas sus Iglesias en busca de esos mosaicos ocultos sino que íbamos solo a por uno, posiblemente el más famoso de toda la ciudad y el que realmente me llamaba la atención: el antiguo mapa de Tierra Santa de la Iglesia de San Jorge.

Y es que ya sabéis los que me conocéis que cualquier mapa crea en mi una especie de estado hipnótico que hace que me pueda quedar mirándolo largos ratos sin pensar en nada más, verdad?

Pues imaginaros si hablamos de uno de los más antiguos que se conservan y que mide, o midió, mejor dicho, nada más y nada menos que 17 metros de ancho por 10 de alto.

Pues para un buen rato de empanada, ya veis.

El mosaico, que cubre todo el suelo de la Iglesia de San Jorge, del rito ortodoxo griego, estaba hecho por más de dos millones de Teselas y representaba la Tierra Santa desde la zona de Sidón (actualmente en el Libano) hasta el Delta del Nilo y desde el Mar Mediterráneo hasta el desierto e incluye representaciones de las ciudades más importantes como Hebrón, Nablús o Al-Karak y sobre todo Jerusalen, de la que incluso salen nombrados sus edificios más destacados.

Además, supongo que al ir poco antes de que cerraran la Iglesia al publico, pudimos movernos por ella a nuestro antojo, solo acompañados por la mirada de un monje ortodoxo que no nos quitaba ojo de encima como si fuéramos a liarnos a martizallos con el mosaico o algo parecido.

Pero con todo, nuestro día llegaba a su fin, la noche caía sobre la ciudad y los comercios empezaban a bajar las persianas mientras paseábamos por sus calles, mitad musulmanas, mitad cristianas, y es que no en vano se considera que en Madaba viven la mayor concentración de cristianos del país, lo que vendrían a ser como el 40% de la población total de la ciudad y eso se nota en una cosa: en muchos vares hay cerveza!

Y cerveza local, Petra se llama, y tamaño yonkie lata como a mi me gustan y de esta manera despedimos el día, cenando en frente de la Iglesia de San Jorge, despidiendo un día de transición como había sido este, que empezamos en el Mar Muerto, continuamos en Ma’in y terminamos aquí, entre Tierras Prometidas y mosaicos.

Y muertecitos, claro.

Mañana empezaba nuestra última etapa del viaje, esa que nos iba a llevar a descubrir Jerash y los Castillos Omeyas del desierto antes de perdernos en la capital los últimos dos días antes de volver a casa.

Pero eso, ya sabéis: es otra historia.

Seguimos!

DATOS PRACTICOS

· Como llegar a Madaba y el Monte Nebo

Madaba se encuentra a apenas 35km de Ammán, en la carretera que se dirige al Mar Muerto, sin perdida ya que está señalizado constantemente. Para dirigirte al Monte Nebo, en cambio, tendrás que pasar Madaba unos 10km por Al Quds Street hasta encontrarte con el después de pasar una zona de restaurantes. No tiene pérdida, la verdad.

· Visita al Monte Nebo

La entrada al Monte Nebo no está incluida en el Jordan Pass aunque el precio es de tan solo 1JOD que se paga nada más entrar en el recinto, que queda justo enfrente de un gran aparcamiento al margen de la carretera.

· Que hacer en Madaba

Madaba posee una rica herencia fruto de las numerosas civilizaciones que por aquí pasaron y dejaron su huella aunque se la conoce sobretodo por sus Mosaicos y sobretodo por el que e encuentra en la Iglesia de San Jorge: el antiguo mapa de Tierra Santa. Para entrar a verlo se tiene que sacar una entrada en la caseta que hay al lado ya que no sirve la Jordan Pass. Al igual que en el Monte Nebo el precio de la entrada es de 1JOD.

El resto de edificios interesantes de la ciudad están agrupados en el Parque Arqueológico (3JODS), que se levanta en torno al área de la antigua calzada romana y donde encontramos entre otras las ruinas de iglesias bizantinas, del Palacio Quemado o la sala de Hipolito. Todos ellos con fabulosos mosaicos, como no podía ser de otra manera.

También resultan interesantes la Iglesia de los Apóstoles y el Museo Arqueológico, ambos incluidos en la entrada del Parque Arqueológico de Madaba.

· Donde dormir en Madaba

Después e la pasta que nos dejamos en el Hilton del Mar Muerto hoy tocaba ahorrar con lo que nos alojamos en el Moab Land Hotel, ubicado justo en frente de la Iglesia de San Jorge. Pero justo enfrente significa justo enfrente a menos de 10 metros. Muy bonito la de ver desde la ventana los jardines que hay alrededor de la Iglesia aunque cuando de madrugada empiezan a sonar las campanas (de forma un tanto tétrica, la verdad) ya no lo es tanto.

Con todo, un lugar recomendable, sencillo tirando a cutre pero que cumple sus funciones a la perfección. Y barato: 25JODS la habitación triple con desayuno.

· Donde comer en Madaba

Nosotros comimos y cenamos en el mismo sitio: el Ayola Café en la misma calle de nuestro hotel, delante de un enorme descampado de Tierra. Una cafetería muy tranquila donde hacen buenos platos, a muy buen precio y donde te puedes fumar un Narguile y, ojo, beberte una cerveza Petra de medio litro. Un placer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .