115 Días.

Este es el tiempo que ha pasado desde que llegamos a Barcelona después de pasar 10 días en coche de alquiler por Jordania y es también el tiempo que he dejado pasar antes de liarme a escribir esta Guía Rápida sobre el país y es que tengo comprobado que, cuanto más tiempo pasa entre que llegamos de un destino y escribo sobre él, más veraz es lo que transmito y es que la euforia, totalmente subjetiva, que me invade a la vuelta de cualquier lugar se va volviendo poco a poco, con el paso del tiempo y de otros viajes, en recuerdos que voy clasificando en función de lo que me han llenado o no esos momentos.

O al menos esta es la teoría y es que creo que podría dejar pasar no 115, no, sino 300 o 1.000 días y seguiría estando flipado con Jordania, con todo lo que allí vivimos y con todo lo que quedará ya, para siempre, en nuestra memoria.

Y eso que Jordania no era un lugar nuevo para mi, con lo que no tenía a su favor el factor sorpresa, o al menos eso creía.

La primera vez que miré hacia allí fue hace 10 años, a finales del 2008 exactamente, cuando por razones burocráticas tuvimos que dejar de lado Irán, en donde no me dejaron entrar estando ya en Turquía y buscar alternativas y claro, por cercanía la por entonces segura Siria y Jordania eran la continuación natural a nuestro viaje. Aunque los astros aquella vez no estaban de nuestra parte y tampoco nos concedieron la visa para Siria con lo que finalmente quedó descartado.

A pesar de todo, desde ese preciso instante Jordania, no se muy bien por que motivo, quedo allí, en el tintero, y fueron muchas las veces que cogí esa carpeta para abrirla y hojearla, ponerla encima de la mesa, pero al final siempre, por un motivo u otro, volvía a su cajón hasta que, como ya sabréis, a finales del 2017, por fin, le llegó la hora.

Aunque también sabréis que el destino nos volvió a hacer de las suyas y tuvimos que aplazarlo todo unos meses por motivos que uno nunca quiere que ocurran y que ahora no vienen al caso y es que al final, después de todo, ese momento llegó.

Es por eso, por haber viajado por el país una y mil veces desde el Sofá de mi casa que pensaba que Jordania no me sorprendería. Sabía que sería un viaje de puta madre, eso lo tenía claro, pero no pensaba que de pronto, ese pequeño país que sobrevive como puede en la que posiblemente sea una de las zonas de mayor conflicto a nivel mundial me atraparía por completo y se convertiría, de golpe, en uno de los viajes más fascinantes que he hecho nunca pero, amigos, así fue.

Han sido muchas las veces desde entonces que me he quedado pensando en que momento exacto me enamoré del país, o que ha sido el hecho diferencial entre este y otros viajes, que es lo que lo ha hecho especial.

Podría decir lo que dice todo el mundo cuando viaja a cualquier país de cualquier continente, que si su gente es maravillosa y que solo por esas sonrisas ya vale la pena visitar el país, cuando después no son capaces de ni siquiera saludar en su idioma ni de tener una conversación de más de 30 segundos con ningún habitante del lugar y ojo, no mentiría, porque es así, los jordanos son uno de los pueblos más hospitalarios y amables que he visitado pero no, no. No es por eso, que va.

También podría decir que los paisajes que allí vimos, las costas del Mar Rojo, los paisajes marcianos del Wadi Rum o la mágica Petra son algunos de los lugares más espectaculares que estos ojos han visto, y ojo, tampoco sería mentir pero que va, tampoco es eso.

Entonces podría decir que es por su rica historia y los vestigios que quedan de ella o por su sabrosa comida o por yo que se que. Todo sería mentir.

O no.

Y es que igual lo mágico de Jordania es todo el conjunto, es el abanico sin fin de posibilidades que te da el país, es el no dejar de asombrarse ni un solo instante de los mil registros que ofrece, es su variedad, su conjunto lo que hacen de este país uno de los mejores lugares en el mundo para viajar y maravillarse.

En que otro lugar sino puedes estar disfrutando de uno de los mejores fondos marinos del planeta y luego, en apenas un par de horas, verte inmerso en un desierto totalmente onírico para terminar cruzando profundos desfiladeros en busca del arca perdida. Refrescarte bajo cascadas termales, cruzando a nada cañones llenos de agua helada y salir en el punto más bajo de la tierra para flotar en su agua salada o descubrir antiguas ciudades romanas en medio de verdes valles para, apenas unos kilómetros más tarde, estar de nuevo metido de lleno en inhospitos desiertos en busca de misterioas edificaciones que muy bien nadie sabe que hacen allí.

Es precisamente este conjunto lo que hacen de Jordania un lugar especial, diferente, para todos los gustos y públicos y que, de bien seguro, a nadie defraudará.

Aquí os dejo esta breve Guía que espero que os sirva y sobre todo, os anime a viajar al país y que me digáis si es cosa muy o Jordania lo peta y de verdad…

Ahí va!

· Itinerario de Viaje

Día 1 y 2 – Aqaba y el Mar Rojo

Día 3 y 4 – El desierto del Wadi Rum (1a Parte) (2a Parte)

Día 4 – Little Petra y Petra by Night

Día 5 – Petra

Día 6 – Las Fortalezas de Shobak y al-Karak

Día 6 y 7 – El Mar Muerto y las Ma’in Hot Springs

Día 7 – Madaba y el Monte Nebo

Día 8 – Jerash

Día 8 – Los Castillos Omeyas del desierto

Día 9 – Ammán

Datos de Interés

· Geografía

Jordania, que oficialmente recibe el nombre de Reino Hachemita de Jordania, se encuentra situado en Oriente Medio y limita por el norte con Siria, con Irak por el noreste, con Arabia Saudí por el sur i por el este y con Israel y Palestina por el oeste y ocupa una superficie de unos 90.000 km² en los que viven unos 9.000.000 de habitantes.

· Clima

Con lo pequeñito que es el país tiene climas para todos los gustos y es que tan buen punto está lloviendo y hace un frío del carajo que pillas el coche y en nada puedes estar tomando el sol y achicharrandote.

Eso pasa por que el país se divide en tres zonas climáticas muy distintas entre ellas: una es la que comprende la región de los altiplanos, al este del Valle del rio Jordán y donde se encuentro, por ejemplo, la capital, Ammán. Aquí el clima es típicamente mediterráneo, es decir, inviernos fríos aunque sin cagarse, primaveras suaves y veranos calurosos. Clima ideal, vamos.

Luego está la zona que comprende los desiertos del sur, la costa del Mar Rojo y la parte del país que está por debajo del nivel del mar que tienen un clima subtropical: calor de la muerte gran parte del año (hablamos de más de 40 grados) y con mucha humedad en las zonas cercanas al mar y una calor más seca en los desiertos en donde también se dan las mayores oscilaciones de temperatura entre la noche y el día. Clima ya no tan ideal, verdad?

Y para terminar está la zona de las montañas del sur donde encontramos la joya de la corona, Petra, y en donde, debido a la altitud, las temperaturas son más bajas tanto en invierno como en verano y en donde incluso puede llegar a nevar.

· Cuando ir

Sabiendo esto, Jordania es un país al que se puede ir durante todo el año aunque teniendo en cuenta donde vas. Con todo, las mejores épocas para visitar Jordania son primavera y otoño aunque también son las épocas del año en que más gente hay.

Nosotros fuimos en primavera pero inicialmente el viaje lo teníamos plateado para las navidades del 2017 y hubiéramos hecho exactamente lo mismo pero pelando más frio, sin más.

· Moneda y Precios

La moneda de Jordania es el Dinar Jordano (JOD) y absolutamente todo se paga en esta moneda, es decir, tendremos que cambiar.

Para ello lo mejor es olvidarse del aeropuerto, donde las comisiones son altamente abusivas e ir directamente a las casas de cambio que encontramos en la gran mayoría de ciudades, sobretodo las que acogen turistas.

De todas ellas, como norma general dónde hemos encontrado mejor cambio es en las oficinas de Western Union, de las que hay sucursales por todo el país aunque no está de más que os deis una vuelta y comparéis precios ya que acostumbran a estar todas en las mismas zonas y eso os hará ganar unos dinares de más.

En muchos establecimientos podéis pagar con tarjeta y muchas oficinas bancarias tienen cajeros automáticos aunque mirar bien las comisiones porque por lo general las ostias que pegan son de campeonato. El Islam Bank en principio no cobraba comisión por sacar dinero del cajero pero tendréis que mirar que comisión os aplica vuestro banco para ello. Además esto cambia muy a menudo con lo que es un coñazo. Para mi la mejor opción es llevarse un buen puñado de euros y cambiarlos a Dinares y lo que puedas pagar con tarjeta pagarlo con tarjeta y listos.

Eso hicimos nosotros y no nos salió mal.

Por lo que respecta a precios, Jordania es un país que podríamos decir de gama media, es decir, ni barato ni caro. Nos es como viajar por el sudeste asiático pero tampoco es , ni mucho menos, como hacerlo por Europa, eso si, tienes que buscar, pero vamos, como en todos lados.

Obviamente se te quieres gastar la pasta te la puedes gastar pero hay muchas opciones baratas tanto como para dormir como para comer.

· Idioma

El idioma oficial del país es el árabe en su dialecto sirio-jodano aunque en gran parte de los lugares a los que iréis podéis hablar en inglés sin ningún problema y si eso no pudiera ser no os preocupéis que ya harán por entenderos: pocos lugares he visto tan hospitalarios como el pueblo jordano.

· Visados

Si viajáis con pasaporte español es necesario un visado para entrar al país aunque no os preocupéis que no es nada del otro mundo: solo necesitas una vigencia en tu pasaporte de mínimo 6 meses y ya cumplís con todos los requisitos después de pagar una tasa de 40JODS. De todas formas la mejor opción, con diferencia, es sacaros la Jordan Pass que además de incluiros el visado os incuirá la entrada a la gran mayoría de atracciones del país, incluyendo Petra!!

Todo esto ya lo conté en el Post de los preparativos con más detalle así que os dejo el enlace directo AQUÍ!

· Comida

Bueno, pues como país árabe que es olvidaros por completo de encontrar jamón ni nada parecido. Cero cerdo. Pero aún así la gastronomía jordana sigue siendo un cocina muy rica y variada que si sois de probar un poco las cosas seguro os va a encantar.

Para empezar están los entrantes, que allí se conocen como mazzah y que principalmente constan del omnipresente hummus, que se come a todas horas y en todos los lugares, buenísimo, por cierto, mutabbal y las bolas de falafel, que son como pequeñas albondiguillas fritas hechas de pasta de garbanzos. Todo buenísimo, la verdad y en cantidad y es que en la mayoría de lugares, solo con esto uno ya puede comer.

Pero no, luego vienen los platos principales, hechos normalmente de cordero o de pollo y que ya son la guinda para reventar. Mi recomendación es que os dejéis de tonterías y que pidáis que os guíen desde allí y, como norma general, no os decepcionaran.

Si soy de comer delicado siempre tenéis la opción de pedir o shish kebab o shish tawuq que no son otra cosa que brochetas de carne de cordero o de pollo especiadas y hechas a la brasas. Sencillas pero buenas.

· Seguridad

Esta es posiblemente una de las preguntas que más se hace la gente antes de ir a Jordania y es que hoy en día plantearse cualquier viaje a oriente medio parece algo así como un intento de suicidio y amigos, nada más lejos de la realidad.

Jordania es hoy en día uno de los países más seguros a los que uno puede viajar y a pesar de tener fronteras en común con países como Siria, Iraq o Palestina no hay nada por lo que temer. O al menos no hay que temer más que en cualquier otra lugar del mundo de los que consideramos seguros y es que en el país reina una estabilidad política envidiable y la convivencia entre religiones es algo que se puede constatar a simple vista.

Lo mismo pasa en cuanto a la delincuencia común: seguro que la hay, como en todo el mundo, pero también te digo que a mi me da más miedo pasear por Barcelona o Londres a las 4 de la madrugada que por Ammán y es que en ningún momento de los casi 10 días que estuvimos en el país tuvimos, ni por un segundo, sensación de inseguridad ni nada que se le parezca.

Dejaros de creer lo que os cuentan los medios de comunicación: Jordania es uno de los países más seguros del mundo!

· Un Libro

Posiblemente el libro más universal que se haya escrito de Jordania o que como mínimo ocurra en Jordania es Los Siete Pilares de la Sabiduría, donde Thomas Edward Lawrence, también conocido como Lawrence de Arabia, narra su participación en la Primera Guerra Mundial en la Península Arabia y más concretamente en el Wadi Rum jordano.

De todas formas, reconozco que no me lo terminé y es que es un señor tocho (más de 800 paginas su edición de bolsillo) y aunque normalmente no les hago ascos, las dos veces que he intentado leérmelo he sido incapaz de terminarlo.

En cuanto a guía, la Lonely Planet que hay de Jordania es una edición muy antigua con lo que nosotros nos decantamos por la Guía Total de Anaya Touring, editada en Abril del 2017 y que para hacerse una idea ya sirve bastante bien.

· Indispensable en el equipaje

Pues mira, si tuviera que decir algo que llevar si o si en el equipaje y que en la mayoría de viajes no llevo serían unos escarpines. Así, como lo oís.

Nunca los llevo, de hecho me los compré para ir a Jordania y menos mal que lo hice y es que entrar al Mar Rojo puede ser una de las experiencias más dolorosas que recuerdes si eres un cafre y vas sin ellos ya que la costa es abrupta, nada de las típicas playas de arenas blanca del trópico, olvidaros de eso pero es que además, otra de las paradas más habituales de cualquier viaje al país, el Mar Muerto, tiene un fondo hecho a base de laminas de sal que no solo cortan como un demonio sino que además si eso te pasa te escocerá durante el restos de tus días así que ni lo penséis, echarlos en el fondo de la mochila, que ocupan poco y sino tenéis en el Decathlon los hay por 6€ que son los que me llevé yo y van de lujo.

Indispensable.

· Como moverse por Jordania

Si ya de por si nos gusta viajar con un coche de alquiler por la libertad que eso nos da, aquí, en Jordania, creemos que eso aún le da un valor añadido más al viaje y es que te permite llegar a lugares que de otra manera te serían imposible de ver a nos ser que contrates una excursión para ello.

Compañías de alquiler de coche las hay a patadas en el mismo aeropuerto y como en otras partes, solo necesitaréis un permiso de conducir en vigor (Internacional, ojo) y una tarjeta de crédito para pagar (nada de débito, importante).

Nosotros finalmente alquilamos un Chevrolet Cobalt automático con Sixt y no tuvimos ningún problema ni durante el viaje ni luego a la hora de devolverlo que es cuando las compañías siempre te la intentan colar y eso que, sin saber muy bien porque, no contratamos seguro a todo riesgo.

Un punto a favor es que los coches, al menos con Sixt, ya tienen sus años y con ello sus golpes, así que si le das un pequeño toque, como fue nuestro caso, es más difícil que luego te lo cobren a precio de oro ya que el coche en si está lleno de ellos. Con todo nos salió por unos 220€ los 9 días que lo tuvimos alquilado. Ni tan mal.

Eso no quiero decir que ir sin coche de alquiler sea perder el tiempo: Jordania tiene una buena red de autobuses que llega a muchos lados y donde no llegan lo que decía, hay excursiones para ir a los distintos lugares de interés turístico solo pues que como siempre, tendrás que dedicarle un tiempo al viaje que no se lo podrás dedicar a otras cosas pero como digo siempre: todo tiene su punto, solo es buscárselo.

· Donde dormir en Jordania

La verdad es que Jordania, como destino turístico que es, dispone de una amplia oferta hotelera a pesar de que si que es cierto que a raíz de la crisis de oriente medio durante los últimos años el sector turístico se vio afectado y con ello las inversiones en el sector.

Aún así os puedo decir que opciones hay para todos los gustos y bolsillos y podéis gastaros desde un dineral por una habitación en algún Resort del Mar Muerto o el Mar Rojo a poco más de 10€ por persona de cualquier Guesthouse de Madaba o Ammán.

De lo que nosotros conocimos, a pesar de que al final de cada crónica ya están reseñados, os dejo nuestra valoración y aprovecho para recordar que en ningún caso hemos colaborado con ninguno de ellos sino que hemos pagado hasta el último euro, como siempre hacemos y siempre haremos.

    • Aqaba y el Mar Rojo: Arab Divers, ubicado en, a nuestro entender, la mejor zona para visitar el Mar Rojo, South Beach, aunque igual muy enfocado al submarinismo. Habitacion triple con desayuno durante dos noches: 157€.Si volviéramos posiblemente no repetiríamos, no porque estuviera mal el hotel sino porque hicimos mejores migas con la gente del Darna Divers Village, más cerca de la playa y algo más económico también
    • Wadi Rum: Nos quedamos en el Wadi Rum Bedouin Camp, dentro de la reserva, y contratamos con ellos tanto el alojamiento como las excursiones de los dos días, primero por el Wadi Rum más conocido y luego por la zona que se conoce como la Tierra de los Nómadas y en donde no va ni el tato. La verdad es que de lujo todo. Todo por algo menos de 300€ los tres. Recomendable.
    • Wadi Musa (Petra): quien se acerca hasta esta localidad es con la única intención de visitar la Ciudad Rosa de Petra y esa intención la tienen casi el 100% de los visitantes del país con lo que la oferta es más que amplia.Nosotros nos decantamos por un el Peace Way Hotel, a 10 minutos de la entrada al recinto y con unas instalaciones modernas y limpias. Habitación triple para dos noches más un potente desayuno por 84€. Recomendable.
    • Mar Muerto: Aquí tenéis que tener claro una cosa y es que en el Mar Muerto, si queréis dormir en él, tendréis que soltar la pasta y es que sus orillas se las han apropiado la muchas de las grandes cadenas hoteleras del mundo que han levantado enormes resorts para que los guiris disfruten de las propiedades de las aguas del Mar Muerto.Nosotros nos dimos el capricho de hospedarnos en el Hilton Dead Sea Resort y que decir, hotelazo, claro está, pero astillada buena, también. 163€ la triple por una noche. Todo lo demás a parte, o que te has pensado.Lo que se ha de hacer aquí es valorar si os vale la pena o no. En verdad si no estás en un hotel de estos, en un par de horitas ya te has cansado de Mar Muerto, barros y demás.
    • Madaba: Ya sea bien para visitar sus mosaicos o de paso entre Jerash y el Mar Muerto, Madaba acostumbra a ser un buen lugar para quedarse a dormir. Nosotros elegimos el Moab Land Hotel, en la misma puerta de la Iglesia de San Jorge, donde encontramos el mosaico de Tierra Santa y la verdad es que relación calidad precio genial. Normalito, pero con desayuno más que correcto y todo por 30€ la triple. Recomendable.
    • Ammán: Como buena capital que es aquí se mezclan tanto turistas como hombres de negocios y la oferta es muy pero que muy extensa. Para nosotros primaba la ubicación y por eso elegimos el Art Hotel Downtown, en el mismo centro de la ciudad y con unas instalaciones más que correctas. Además tiene la recepción abierta las 24 horas con lo que si llegas o te vas del país en algún vuelo de esos intempestivos es una muy buena opción. Dos noches en habitación triple con desayuno por 159€. Recomendable.

· Que ver y hacer en Jordania

A estas alturas puedo decir que preparar nuestra ruta por Jordania ha sido uno de los Viajes desde el Sofá que más he disfrutado y es que lo que te ofrece este país es tan amplio y tan lleno de contrastes que hace que hagas y deshagas la ruta una y mil veces buscando siempre esa combinación que te haga sacarle el todavía más a tus días en él.

Finalmente, y después de muchas vueltas, una vez aterrizamos en el aeropuerto de Ammán, de madrugada, lo que hicimos fue liarnos la manta a la cabeza y, después de meter todos nuestros bártulos en el coche de alquiler, cruzar el país entero por la Desert Highway hasta que se abrió delante nuestro el Mar Rojo y, con él, sus infinitos fondos marinos considerados por muchos como unos de los mejores lugares del mundo en los que bucear.

Aquí estuvimos los dos primeros días, del mar a tierra y de tierra al mar, situándonos un poco y disfrutando de ese espectáculo que se abría delante nuestro cada vez que nos poníamos la mascara y nos liábamos a bucear.

Como más al sur ya no se puede ir, el tercer día empezamos nuestra vuelta subiendo unos pocos kilómetros hasta entrar en uno de los paisajes más impresionantes que he visto nunca como es el desierto del Wadi Rum, posiblemente el mejor recuerdo que me llevo de todo el viaje, y que recorrimos durante todo el día en un 4×4 descubriendo lugares, a cada cual más asombroso, hasta que llegó el momento de ver uno de los atardeceres más mágicos que se pueden ver en el planeta, con el sol escondiéndose mientras forma un espectáculo cromático casi onírico con los colores del desierto.

Pero es que si el atardecer fue mágico, ver el amanecer a mil metros del suelo sobre un globo aerostático lo fue aún más. Sencillamente imprescindible.

Con el subidón aún en el cuerpo continuamos con nuestra ruta por el Wadi Rum pero esta vez por el Wadi Rum menos visitado, Nomad’s Land, donde pasamos una mañana completamente solos en compañía de nuestro guía y disfrutando de la inmensidad del desierto.

Desde aquí tocaba partir hacía otro de los platos fuertes: Petra, donde llegaríamos hacía el mediodía del cuarto día. Ese día lo aprovechamos con dos buenos aperitivos como son Little Petra, que te da una ligera idea de lo que te encontrarás una vez en la Ciudad y Petra by Night, que te muestro el Tesoro de noche, bajo un juego de colores que hace las delicias de los fotógrafos que tengan la paciencia de esperar a que se pire de allí el mogollón de personas que se acerca a verlo.

El quinto día en Jordania lo pasamos descubriendo una de las 7 Maravillas del mundo moderno, Petra y su Tesoro y su monasterio y sus tumbas reales y su y su y su. Que no os engañen, Petra es mucho más que esa fachada. Petra es magia pura, y se tiene que disfrutar como tal.

El sexto día de nuestro viaje por Jordania en coche de alquiler lo dedicamos a visitar los Castillos de la época de los Cruzados de Showak y de al-Karak primero, para después bajar hasta el punto más profundo de la Tierra, el Mar Muerto, más de 400 metros por debajo del nivel del mar, y darnos un baño de barro y lujo en el Hilton Dead Sea Resort, donde dábamos el cante entre rusos y emiratís aunque eso poco nos importaba.

Para el séptimo día una de las sorpresas del viaje: las Ma’in Hot Springs, las fuentes termales ubicadas en plena depresión del Mar Muerto y en donde nos dimos un baño de locales después del frío Resort para luego visitar el Monte Nebo y terminar en Madaba, la ciudad de los Mosaicos visitando, como no, el Mosaico de Tierra Santa.

Desde aquí ya nos íbamos a Ammán desde donde un par de días más tarde volveríamos a casa pero ese octavo día aún nos deparó uno de los días más completos de todo el viaje y es que primero fuimos a Jerash, donde se encuentran los restos de la antigua ciudad romana en uno de los complejos arqueológicos más espectaculares que se pueden ver y de allí cambiamos completamente de registro para ir hacia el Desierto Oriental y descubrir los misteriosos Castillos Omeyas, un seguido de edificaciones de la época de los Califas y que encontramos en uno de las zonas más salvajes y desérticas del país. Un imprescindible a todas todas.

Y llegamos a Ammán, la capital de Jordania, el inicio y el final para muchos y para nosotros también. Dos días en esta ciudad amable y caótica al mismo tiempo, paseando entre sus calles, entre sus mezquitas, entre sus orígenes.

Dos días asumiendo que esto se terminaba y es que aún no habíamos tenido tiempo ni de asimilar que habíamos llegado que ya nos íbamos y es que esto es Jordania, un país que no da tregua ni un instante, un país donde maravillarse a cada segundo, donde uno no ha asimilado lo que acaba de ver que ya tiene encima otra cosa igual o más espectacular que la anterior. Un país de 10 en todos sus sentidos y que hemos tenido la suerte de poder visitar y disfrutar y al que, sin duda, volveremos.

Tarde o temprano, pero volveremos.

De momento, por eso, ya sabéis: Seguimos!!

5 pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .