13 de Octubre de 2017

Hoy era uno de esos días marcados en el calendario, de esos a los que les tienes realmente ganas: Hoy íbamos a conoce el Parque Natural de Timanfaya desde dentro, hoy nos íbamos a hacer la Ruta Termesana, y eso nos motivaba, y mucho.

Pero antes, dejarme que os cuente que es esto de la Ruta Termesana y, si me permitís, os hable un poco de este espacio que ocupa el suroeste de la isla llamada Parque Nacional de Timanfaya.

En la primera noche una enorme montaña se elevó del seno de la tierra y del ápice se escapaban llamas que continuaron ardiendo durante nueve días. Pocos días después se formó un nuevo abismo y un torrente de lava se precipitó sobre Timanfaya, sobre Rodeo y sobre una parte de Mancha Blanca. La Lava se extendió sobre los lugares hacia el norte, al principio con tanta rapidez como el agua, pero bien pronto su velocidad se aminoró y no corría más que como la miel. (…) El 11 de Septiembre la erupción se renovó con más fuerza, y la lava comenzó a correr. De Santa Catalina se precipitó sobre Mazo, incendió y cubrió toda esta aldea y siguió su camino hasta el mar, viniendo a morir a la orilla”

Este texto lo escribió el padre Curbelo, párroco de Yaiza, en Septiembre de 1730, cuando las entrañas de Lanzarote rugieron y iniciaron una serie de erupciones que durarían varios años y que hicieron que la isla aumentara una tercera parte de su superficie dejando la silueta actual que conocemos hoy en día. De ahí que el paisaje Lanzaroteño se asemeje más a un paisaje de otro planeta, dominado por la negra lava mires hacia donde mires: de todo esto que estamos hablando hace poco más de 300 años.

El Parque Nacional de Timanfaya es el centro de toda esa historia y hoy en día es uno de los cuatro Parques Nacionales que encontramos en las Islas Canarias pero tienen una particularidad que no encontramos en los otros Parques: todo él es zona restringida, es decir, no puedes andar libremente por él, solo tienes la posibilidad de hacer un tour en autobús por dentro del parque y poco más.

Pero como siempre, hay alguna que otra alternativa si buscas un poco y esa alternativa, aquí en Lanzarote se llama Ruta Termesana.

Esta ruta transcurre por parte de esa zona restringida y solo la puedes hacer acompañado de un guía del parque y para ello tienes que reservar con muuuucho tiempo. Pensar que el máximo de plazas por día son 8 así que hacer números. De todas formas si llamáis y ya no hay plazas libres no os agobiéis: como se tiene que reservar con tanto tiempo, después hay mucha gente que luego ni va o también lo que pasa es que agencias hacen la reserva para sus futuros clientes y luego estos no existen así que es normal que in situ, hayan plazas disponibles. Para ello lo que se tiene que hace es madrugar un poco más y dirigirte al Centro de Visitantes de Mancha Blanca y, una vez allí, apuntarte en la lista de espera que hay por si falla alguien, que como he dicho, suele ser habitual.

Y allí estábamos nosotros, motivados no, lo siguiente, esperando para conocer este espectacular paraje pero como a nosotros nos gusta, desde dentro mismo.

Pero que va, a la mierda, como no, algo tenía que pasar, y es que si en Tenerife fue el fuerte viento quien nos jodió la marrana y no nos permitió disfrutar del Parque Nacional del Teide en todo su esplendor aquí ha sido una fuerte ola de calor que ha hecho a las autoridades del Parque decidirse por suspender la Ruta prevista para el día de hoy. Si, si, lo que escucháis.

Me cago en mi puta calavera.

Aunque a decir verdad, es normal. En el parking del Centro de Visitantes, a las 9:00 de la mañana marca 33 grados el termómetro. Pues ahora imaginaros en un par de horitas, con el sol dándole caña a tope, en medio de un enooorme campo de lava negro como el carbón y sin una sombra a mano para poderte refugiar. La verdad es que muy alentador no suena, no? En el fondo es comprensible que no se la quieran jugar.

Así que nuestro gozo en un pozo, pero bueno, esto es lo que tiene viajar así que tocaba buscar alternativas y lo primero que haríamos, estaba claro ahora ya, era acercarnos hasta las puertas del Parque y aprovechar que nos habíamos marcado el madrugón para, como mínimo, hacer la excursión en bus por él sin toda la marabunta de gente que habrá por aquí en unas horas.

En verdad, ya solo entrar en el parque es ya toda una experiencia irreal. Si bien es cierto que prácticamente toda la isla está cortada por el mismo patrón, es decir, campos y campos de lava con volcanes salpicando el paisaje de vez en cuando, aquí, en Timanfaya, el hecho de que la actividad sea tan reciente le da ese plus sobrecogedor que hace que al pasar por aquí se cree irremediablemente el silencio y te preguntes donde narices estás.

Y esto es solo el comienzo, creerme, y es que una vez inicias la excursión en bus (nosotros al ser tan temprano no tuvimos que hacer nada de cola pero he leído que se lían unos cristos guapos así que en la medida que podáis, prevenirlo) todo esto se intensifica hasta encontrarte de repente en medio de un paisaje no concebido por nuestra cabeza, irreal completamente, atemporal, inerte, al menos en apariencia, campos y campos de lava hasta donde alcanza la vista, y volcanes, volcanes mires donde mires, volcanes que hace no muchos años escupieron fuego para crear todo lo que tenemos delante de nuestros ojos ahora mismo. Viendo este paisaje resulta fácil saber porque eligieron un diablo como icono del parque. Esto que tenemos delante debe ser el puto infierno y, la verdad, me encanta.

Es una pena que seamos unos cenutrios porque poder andar por ahí debe ser una experiencia acojonante, sobrecogedora, de esas que se quedan grabadas, pero mierda para nosotros, que le vamos a hacer, si el ser humano no fuera cerdo por naturaleza, pues otro gallo cantaría, no?

Una vez termina el tour en autobús, que duró poco menos de una hora, te vuelve a dejar al inicio, donde encontramos otra de las obras del omnipresente Manrique y es que no veas el tío, está por todos lados el amigo. Es como un Güell a la Lanzaroteña. En este caso diseñó un restaurante completamente mimetizado con el entorno, con una gran cristalera que da de lleno con todo el campo de lava en su parte que más tira, algo así como comer con vistas a la luna vendría a ser. Lo curioso de este restaurante es que los platos estrellas son los que están cocinados con el mismo calor que emite el volcán, ya que en él encontramos como una especie de pozo de unos diez metros de profundidad que emana tal calor que sirve para la cocción de la comida. Yo al verlo lo primero que me pregunté fue: como narices lo hicieron para construirlo?? Se debieron cocer los pobres paletas, no?

En fin, dejemos de lado mis pajas mentales y sigamos con lo nuestro y es que aún hay más entretenimientos por los alrededores, no os penséis. Yo creo que la estrella es sin duda unos mini geiseres provocados que hay en la entrada del restaurante. Allí nos encontramos con una serie de agujeros en el suelo por donde un tío mete cubos de agua en medio de una gran expectación y esta, al llegar a la falla, situada a unos 10 metros de profundidad y en donde, frio frio no es que haga, sale despedida de allí en un suspiro mientras todo el mundo suelta un:- ohhhhhhh. La verdad es que es curioso.

También uno se puede achicharrar las manos si quiere, cogiendo un puñado de gravilla que sacan de la tierra y que está ardiendo o ver como arde un matorral que introducen en una oquedad de la tierra solo con la geotermia.

La verdad es que es un puntazo y que no hace más que demostrarte que estamos es una isla que ardió, que arde y que arderá. Un 10. De verdad.

Es una pena, es verdad, no haber podido hacer la ruta y es que teníamos en mente dedicarle todo el día de hoy al parque y en cambio aquí estirándolo mucho a lo sumo estás dos horas y ya no tienes nada que rascar pero así está escrito el guión, tiempo al tiempo, ya llegará y sobre todo a disfrutar del momento, además, con este calor, no se a vosotros pero a mí me entra, y mucho, un poquito de vino así que no se hable más, nos vamos a La Geria de vinitos que dicen que no hay mal que por bien no venga, no?

Seguimos??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .