Si, lo reconozco.

Nunca había estado en Praga.

Y lo sé, eso es algo que una persona a la que le guste viajar no se puede permitir pero ya veis como son las cosas, siempre ha sido uno de esos lugares que ha estado en todas las quinielas pero que al final, por un motivo u otro, nunca se había terminado por concretar y nos habíamos decantado por otros destinos.

Hasta este 2019, claro.

Y es que con el nuevo año era tiempo de saldar alguna deudas y la primera de todas era, en el frío mes de enero, volar, de una vez por todas, a la que, según muchos, es una de las ciudades más bonitas de toda Europa: Praga.

Y se encuentran vuelos baratos a Praga??

Bueno, en verdad, la cosa, no fue así del todo.

No es que estuviera predeterminado el que este año tocara descubrir algunas de las capitales europeas que teníamos pendientes sino que, en una de las 254 veces que, durante el día, le echo un ojo a Skyscanner buscando ese chollo soñado, aparecieron unos vuelos a la capital checa con un precio y unos horarios perfectos para lo que buscábamos con lo que poco pudimos hacer: menos de 70€ ida y vuelta y saliendo a primerísima hora del sábado y volviendo a ultimísima hora del lunes para poder aprovechar los 3 días al completo, un tiempo que esperemos sea suficiente para descubrir la ciudad.

Como comprenderéis, no nos pudimos resistir, nosotros no queríamos, pero que le vamos a hacer, no comprarlo?? es que claro, así no hay dios que ahorre…

Por cierto, un dato interesante: todo esto que os he contado, pasó en agosto, es decir, con medio año de antelación y supongo que el hecho de estar en manga de tirantes en una terracita con una cerveza helada en la mano hizo que no se pensara mucho en el tiempo que hace en pleno enero en Praga: correcto, un frío del carajo. Pero sarna con gusto no pican dicen, no?

Y en Praga donde vamos a dormir??

Así que con todo, una vez ya los billetes en nuestro poder de lo que iba a ser nuestra primera escapada para el 2019, dejamos pasar un poco el tiempo y vinieron 3 semanas inolvidables en Kenia, una escapada terapéutica a Miconos, una semana de cumpleaños en Fuerteventura, unos días de descubrimiento por Moldavia y Transnistria y una navideña semana en la Alsacia con la que llegó el nuevo año y con él, la ciudad de Praga se puso a tiro así que, ahora ya igual si, era momento de continuar con los preparativos y el siguiente paso natural de estos era, obviamente, donde narices íbamos a dormir.

Pero tranquilos, no os preocupéis y es que, no en vano, estamos hablando de una de las ciudades más turísticas del mundo con lo que ello conlleva: solo con poner Praga en Booking te salen nada más y nada menos que 4.667 alojamientos. Si, si, en serio: 4.667. Una autentica burrada, lo sé.

Y eso solo de hoteles, imaginaros después todo lo demás.

En este caso Airbnb ni nos lo planteamos ya que en Praga, como en muchas otras capitales europeas, Barcelona incluida, el auge de este tipo de alojamientos sin licencia están favoreciendo la gentrificación de los barrios al subir hasta limites insostenibles los precios de alquiler de una vivienda y es que estas son mucho más rentables alquilándolas por días a guiris que vienen de turismo que a los habitantes de las mismas con lo que obliga a estos a abandonar sus lugares donde han vivido siempre para ver como se venden al mejor postor.

Por este motivo desde un primer momento lo que buscamos fue un hotel y al ser solo dos noches las que íbamos a estar en la ciudad teníamos una cosa clara: que estuviera bien situado ya que no queríamos perder tiempo en tener que trasladarnos de este hasta donde está todo el meollo así que uno a uno fueron desfilando delante nuestro hoteles y más hoteles (recordar: 4.667) hasta que uno nos llamó la atención: a pocos metros de la Plaza de la Ciudad Vieja, habitaciones, aparentemente grandes y limpias y con desayuno incluido y lo mejor de todo, barato y es que las dos noches nos salían por 156,60€.

Su nombre? Palac U Kocku.

Además en Booking le daban una valoración de 8,9 así que para que vamos a mirar los 4.550 alojamientos restantes, no?? Reservamos?? Reservamos.

Y el siguiente paso??

Así que en este punto, con los billetes y el hotel ya bajo el brazo, lo que nosotros siempre hacemos cuando viajamos a una gran ciudad, es mirar si existe algún tipo de tarjeta que, comprándola, te incluya los principales atractivos turísticos de esta y, a ser posible, el transporte publico.

Lo hacemos principalmente por dos motivos: el primero es que, obviamente, acostumbra a salir más barato y el segundo, y yo creo que para nosotros el más importante, es que estas tarjetas normalmente te incluyen la entrada de muchos más lugares de los que vas a visitar o, mejor dicho, de los que hubieras ido a visitar de no tenerla y eso te da pie a descubrir muchos atractivos que, de otra forma, ni te plantearías y es que el -Ya que es gratis, amigos, nunca falla…

Y claro, Praga, como no, tiene la suya: la Prague Card.

Esta tarjeta incluye la entrada gratixxx a más de 60 lugares de interés de la ciudad, entre los que se encuentran, por ejemplo, el Castillo de Praga, las Sinagogas del Museo Judío o la Torre de Petrin entre otros pero es que además también te incluye un Tour en autobús por la Praga Histórica o un crucero por el río Moldava y por si fuera poco, transporte urbano ilimitado y hasta el Airport Expres, que es el bus que te lleva directo desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad así que, coño, pintar pinta genial, no??

El pase de 2 días te cuesta 58€, 68€ el de 3 y 78€ el de 4. Siempre hemos de tener en cuenta que los pases son para días naturales, es decir, que si lo estrenamos a las 18 de la tarde perderemos un día tontamente ya que a partir de las 12 de la noche ya nos nos valdrá y nos contará como el segundo así que siempre es importante estrenarlos bien temprano para aprovecharlos al máximo.

Y con todo esto, pues lo que tocaba a continuación era, como siempre, mirar que es exactamente lo que queríamos ver de Praga, hacer números, y tomar una decisión…

Que ver y hacer en Praga??

Si había algo que teníamos claro era que, de los tres días que íbamos a estar en Praga, uno de ellos lo queríamos dedicar a visitar el Campo de Concentración de Terezin, situado unos 60 kilómetros al norte de la capital checa.

Teniendo en cuenta que la idea era ir hasta allí en alguno de los distintos Tours que salen a diario del centro de la ciudad y que estos duran unas 7 horas aproximadamente con lo que están de vuelta sobre las 17 de la tarde, decidimos que lo haríamos el último de los días: de esta manera llegaríamos, iríamos a por nuestras maletas al hotel y hacia el aeropuerto.

Lo reservamos a través de GetYourGuide y nos costó 36€ por persona.

Así que en este punto, teníamos exactamente 2 días para ver lo máximo que pudiéramos de Praga, tal vez algo justo, no digo que no, pero Terezín era impepinable así que tocaba amoldarse con lo que tocaba poner todo sobre la mesa, hacernos un itinerario en nuestras mentes y, a raíz de lo que saliera, actuar.

Con todo, después de mirar y remirar, dividimos lo que para nosotros eran los imprescindibles de Praga en 4 bloques, con la idea de poder realizar dos de ellos cada día y de esta manera aprovechar al máximo nuestra estancia. Fueron los siguientes:

· La Plaza de la Ciudad Vieja y el Staré Mesto: El Corazón de la ciudad, su centro neurálgico, donde comenzó todo. Aquí encontramos algunas de las imágenes más icónicas de Praga como son el Reloj Astronómico, ubicado en la Torre del Ayuntamiento, en plena Plaza de la Ciudad Vieja y el Puente de Carlos, que cruza el río Moldava hacia el barrio de Malá Strana y que posiblemente es el puente más fotografiado del mundo.

También encontramos aquí la Iglesia de Nuestra Señora de Týn, la Iglesia de San Nicolás (en Praga hay dos que se llaman igual, esta es la fea), la Casa Municipal o la Puerta de la Polvora entre otros.

· El Castillo de Praga: al otro lado del río Moldava, en lo alto de una colina, se alza el Castillo de Praga, un enorme recinto amurallado que la realeza levantó en el siglo IX y que hasta nuestros días ha estado ligado estrechamente al poder y es que, exceptuando el primer presidente de la era postcomunista, todos los gobernantes checos han tenido aquí su residencia.

Ocupa un espacio superior al de 7 campos de fútbol y entre sus edificios más destacados, e imprescindibles, se encuentra la Catedral de San Vito, el Antiguo Palacio Real, la Basílica de San Jorge o el Callejón de Oro.

En sus alrededores se encuentro el Monasterio de Loreto, uno de los puntos de peregrinación más importantes de la República Checa y el Monasterio de Strahov, donde se encuentra uno de los lugares que más ganas tengo de visitar: la fabulosa Bilbioteca Strahov.

· Malá Strana y el Monte Petrin: Pintoresco barrio que se encuentra entre el Castillo de Praga y el río. Gira entorno a la Iglesia de San Nicolás (esta es la pepino de las dos) y su enorme cúpula verde.

Junto a él, se encuentra el Monte Petrín, una de las mayores zonas verdes de Praga coronada por una curiosa Torre Eiffel, salvando las distancias, claro está, desde las que ver la ciudad a tus pies.

· El Barrio Judío: Conocido como Josejov, el que durante 800 años ha sido el barrio donde han habitado los Judíos en Praga forma hoy el conocida como Museo Judío.

Visitándolo se puede conocer el Antiguo Cementerio Judío así como cuatro de las varias Sinagogas que hay repartidas por el Barrio: la Sinagoga Klaus, la Sinagoga Maisel, la Sinagoga Pinkas y la Sinagoga Española.

Y una vez señalado lo que queríamos ver, pues era momento de hacer números y ver si la Prague Card nos valía la pena o no: con todo, solo contando las entradas de los monumentos que teníamos en el punto de mira sumaban unas 1890 Coronas, lo que al cambio vendrían a ser unos 75€ aproximadamente con lo que los 58€ que cuesta la tarjeta para dos días la tendríamos más que amortizada así que no se hable más: www.praguecard.com , se compra Online en euros, con lo que te ahorras la comisión del cambio de moneda y lo mejor de todo, se recoge en la misma Terminal del Aeropuerto de Praga nada más llegar: alguien da más??

Ya teníamos, en apenas una semana, nuestra escapada a Praga preparada y lista para poder disfrutarla, tocaba estrenar el 2019, un año que, desde ya, promete y mucho…

Lo empezamos??

Solo tienes que acompañarnos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .