13 de octubre de 2019

Era el 15 de julio de 1570 cuando, desde lo alto del Santiago, divisaron, directo hacia ellos y sin escapatoria posible, al navío de guerra Le Prince, que capitaneaba el corsario francés Jacques Souri.

Ninguno de los 40 jesuitas que había a bordo del Santiago sobrevivió al feroz ataque y sus cuerpos, desnudos, fueron lanzados al mar, justo en frente de la Playa de Malpique, en el sur de La Palma, a pocos metros del fotogénico Faro de Fuencaliente y las salinas del mismo nombre que tenemos, justo ahora, delante nuestro.

IMG_20191013_110048-01.jpeg

IMG_20191013_110728-01.jpeg

Para honrarlos, años más tarde beatificaron a los 40 jesuitas, pasaron a ser conocidos como los Mártires de Malpique y en el lugar donde fueron arrojados al mar, hoy, reposan a unos 18 metros de profundidad 40 enormes cruces de piedra en su honor.

Obviamente, hasta allí, no llegan feligreses en procesión sino que lo hacen buceadores día tras día y es que ese spot a pasado a ser uno de los lugares más espectaculares (y curiosos) de toda la costa de La Palma y es precisamente por eso, para poder ver que se cuece debajo de sus aguas, el motivo por el que nos hemos acercado hasta aquí.

Bueno, ese el motivo por el que yo me he acercado hasta aquí.

Adri lo ha hecho para tostarse bajo el sol de justicia que cae en sus preciosas playas de arena negra que hay en esta parte de la Isla.

IMG_20191013_112048-01.jpeg

A pesar de que no hace mucho que buceo, si que se puede decir que lo he pillado con ganas y en cada viaje que hacemos, si hay playa cerca, intento hacer alguna que otra inmersión para descubrir los fondos marinos de cada lugar, las diferencias que hay entre ellos, y la fauna que los habitan.

Y claro, en un lugar como La Palma, no podía faltar.

Y es que era mi oportunidad para ver como era una isla creada a base de una erupción volcánica desde el fondo del mar, una experiencia única que no había tenido la oportunidad de conocer en ninguno de mis viajes y ahora, por fin, podría realizar.

Para ello, me puse en contacto con la Casa de Buceo de los Llanos de Aridane desde Barcelona mismo para que me contaran las inmersiones que tenían previstas y cuando me dijeron que, hoy domingo, iban a bucear a las Cruces de Malpique no me lo pensé: no solo es la oportunidad de conocer un lugar tan y tan curioso como ese sino que también es el lugar donde tuvo lugar la última erupción en tierra de las Islas Canarias, con el volcán Teneguia como protagonista, por allá el año 1971 con lo que estábamos hablando de un terreno de nueva creación, a parte de que, de esta manera, podríamos visitar sus famosas salinas y Adri podría disfrutar del soleado sur mientras yo buceaba.

Ideal, verdad??

Algo bueno que tiene esta isla es que, al ser de origen volcánico, es decir, al haber nacido de la nada en medio del Océano Atlántico, todas las inmersiones (o la gran mayoría de ellas) son de las que se conocen como de infantería, es decir, entrando al mar desde la misma playa y es que aquí no hay arrecifes que buscar mar adentro. Aquí más adentro solo existe el azul más intenso y profundo, nada más.

Eso es genial si, como nosotros, uno de los dos no bucea ya que se puede quedar en la misma playa mientras que si se hacen inmersiones desde barco, y se hacen dos, como es la idea, significa que el otro estará todo el día solo y eso, yendo 5 días nada más, es un poco mierda, la verdad.

Incluso esta zona, la de Malpique, es ideal para hacer snorkel y sin alejarse mucho de la costa uno puede ver gran cantidad de fauna marina y asombrarse con las increíbles formaciones de basalto que hay en el fondo del mar.

Con todo esto, quedamos todos allí a las 11 de la mañana y, una vez ya ocupada la pequeña playa de Malpique, no separamos en distintos grupos, nos equipamos, y nos fuimos al mar.

IMG_20191013_113943-01.jpeg

La primera inmersión transcurría primero por los fondos de arena negra, donde se pueden ver con facilidad grupos de sepias que se mueven locas a nuestro paso y las curiosas anguilas de jardín, enterradas en la arena y que cuando ven que te acercas más de la cuenta, desaparecen sin dejar rastro de que hace apenas un segundo estaban allí.

1570980538939-1036010148.jpg

1570980310525562189611.jpg

1570980300432-2019320726.jpg

15709806778571675820600.jpg

1570980615437-1548943252.jpg

Así es hasta llegar a una profundidad de unos 10 metros donde ya unos se empieza a encontrar con las primeras coladas de lava y las primeras formaciones de basalto con sus formas geométricas características, justo antes de encontrarse con un gran muro que cae en vertical hasta una prfundidad de unos 40 metros en su parte más profunda.

Aquí se trata de ir siguiendo el muro hacia la izquierda a una profundidad de unos 20/22 metros e ir observando en sus recovecos, donde encontramos morenas, gambas, nudibranquis y demás habitantes de las profundidades.

Y todo esto, claro, con el gran azul a nuestra derecha, infinito, intimidante.

15709795726242020708471.jpg

1570980508480-1614267301.jpg

15709805757221309965857.jpg

1570980346712-138931728.jpg

Además la visibilidad es perfecta, de unos 30 metros, apenas hay corriente y la temperatura del agua, a diferencia de lo que yo me pensaba, es de unos 22 grados con lo que podíamos decir que es una inmersión ideal, y más cuando ves lo que viene a continuación.

Y es que en algún punto del gran muro, Lisi, nuestra guía alemana, nos hace indicaciones que es momento de subir de nuevo al plató, a unos 18 metros de profundidad y allí están, las Cruces de Malpique, diseminadas como si de un cementerio abandonado se tratara, el fondo marino, creando una imagen único y un tanto macabra, la verdad.

Actualmente, algunas de ellas están derruidas, o semi-enterradas. Otras se apoyan unas sobre las otras y algunas, simplemente, han desaparecido y solo que da la base, hecho que le da un toque de cementerio abandonado y aún, si cabe, más personalidad al lugar.

15709804210971397593133.jpg

1570980392081-1012475844.jpg

1570980742131799355458.jpg

1570980430200-1461495209.jpg

Aquí hemos estado un buen rato sorteando las cruces, sin prisa, disfrutando de lo original del lugar y es que bucear por un cementerio es algo que en muy pocos lugares del mundos se puede hacer, la verdad, hasta que ha llegado el momento mágico del día cuando, mientras Frans, un holandés que buceaba en nuestro grupo, le sacaba una foto a una de las cruces, una enorme Raya Mariposa de más de dos metros de envergadura se ha desenterrado justo debajo de él (obviamente no tenía ni idea que ese bicharraco estaba allí a un par de palmos de su cara) y nos ha deleitado con un fabuloso baile entre las Cruces de Malpique hasta que se ha perdido en la inmensidad del azul.

Simplemente brutal, y sin duda alguna, ha ocurrido en el mejor lugar posible de toda la inmersión.

15709833101011475251508.jpg

15709832948681801285993.jpg

Desde aquí, lo normal es que ya tenga el tanque a medias con lo que toca volver, y para ello se cruza un precioso cañón de basalto que te sube una plataforma por la que, ya a poca profundidad, vuelves de nuevo a la orilla, unos 50 minutos después de haber salido de allí, y con una pedazo de experiencia para puntar en tu Log Book.

1570980580845342141905.jpg

1570980482911-1260629257.jpg

1570980381166-624671444.jpg

Como me gusta esto de bucear!

Ahora tocaba descansar un poco, aprovechar par tumbarse al sol en la preciosa playa de Malpique, por la que llegan pescadores con sus capturas diarias, y después de una hora en superficie, volverse a echar al mar.

Esta segunda inmersión fue siguiendo, primero, el camino por donde habíamos salido en la anterior, hasta llegar a la bahía siguiente, donde un fondo rocoso, lleno de cavidades, permitía explorar sin descender demasiado, cosa que el tanque de aire agradecía, hasta llegar a otro cañón de basalto que nos ha depositado, como por arte de magia, y de nuestra guía, claro, sobre las Cruces de Malpique, que han vuelto a aparecer fantasmagóricas una vez más, en el fondo marino. Incluso parecía que se hubieran cambiado de lugar, aunque esto es más por haber llegado a ellas desde el lado opuesto, aunque he de reconocer que la principio me ha dado un poco de yuyu, las cosas como son.

15709805683391798309623.jpg

1570980636664200563766.jpg

1570980660848-968214631.jpg

157098065425237054109.jpg

15709807313751552589051.jpg

1570980595117807241297.jpg

De aquí hemos vuelto a la plataforma, donde se levanta una enorme torre de basalto preciosa e imponente, al lado de la cual uno se siente minúsculo, con sus pilares geométricos perfectos, uno de esos lugares que hacen que bucear aquí sea algo especial, para seguir explorando la zona hasta que, una hora después hemos salido de nuevo a la playa, poniendo punto y final a un fenomenal día de buceo, en compañía de una gente estupenda que me han disfrutar del mar de verdad.

15709807241251762308241.jpg

1570980474318-59590355.jpg

1570980407733932210736.jpg

Y yo, en cada inmersión que hago, solo puedo que descontar las horas que faltan para poder cumplir mi sueño de bucear en las Islas Galápagos! Por dios! Que llegue ya!!

El Faro y las Salinas de Fuencaliente

Con todo eran ya las 15:00 de la tarde y Adri, que vive por y para el sol, estaba ya que no sabía donde ponerse y es que, todo se ha de decir, habíamos cogido un día perfecto, sin una nube en el cielo, y con una ligera brisa que hacía todo más llevadero si cabe pero claro, después de 4 horas que llevaba sobre la arena negra como el carbón, tocaba un merecido descanso y para ello, después de despedirnos de nuestros coleguis buceadores, hemos escogido las Salinas de Fuencaliente, en donde se encuentra uno de los mejores restaurantes de la isla: La Flor de Sal.

La verdad es que, aunque uno no venga a comer aquí, cosa que, bajo mi punto de vista, es un pecado, este es una de esos lugares que, si o si, se deben visitar y es que el contraste que se crea entre el negro más puro proveniente de la lava que llegó hasta aquí durante la ultima erupción del Teneguia (1971) con el blanco cegador de la sal dispuesta para secar es algo magico.

IMG_20191013_172258-01.jpeg

IMG_20191013_172102-01.jpeg

IMG_20191013_172012-01.jpeg

IMG_20191013_154431-02.jpeg

Además, el lugar, en su conjunto, parece anclado en el tiempo, con una pequeña aldea de pescadores en la misma playa de Fuencaliente, su Faro, dominándolo todo y en el otro extremo, las Salinas, las únicas, por cierto, que aún siguen en activo y que solo interrumpieron la explotación cuando la lava del Teneguía llegó a apenas 200 metros de donde se encuentran, y que siguen haciendo, contra viento y marea, todo el proceso de forma artesanal, echo que les repercutió en la catalogación de su explotación como Sitio de Interés Científico y el apoyo de un programa de la UNESCO para su conservación, sin duda un empujón muy importante para que hoy en día, un David como este pueda hacer frente al Goliat que representan las grandes explotaciones salinas a nivel mundial.

Un día perfecto, sin duda.

Un día perfecto más y que aquí, estas Islas, nunca defraudan…

IMG_20191013_174755-01.jpeg

IMG_20191013_174928-01.jpeg

IMG_20191013_174243-01.jpeg

DATOS PRACTICOS

· Bucear en La Palma: Los fondos marinos de La Palma destacan por su vida marina (con suerte uno se puede encontrar hasta con tiburones y tortugas) y por sus formaciones de origen volcánico con lo que son muchos los centros que hay repartidos por la Isla así como los puntos de buceo.

Yo estuve hablando con varios antes de venir aquí y la tónica de todos ellos es parecida, inmersiones desde la orilla y escogiendo el lugar siempre dependiendo de las condiciones y es que a pesar de que se trata de una isla relativamente pequeña, puede que en la costa este llueva a raudales y con olas de 4 metros y en la oeste, haga un sol a rabiar y la mar este plana como una balsa de aceite.

Finalmente yo me decidí por bucear con la gente de La Casa de Buceo – Duikhuis La Palma primero de todo por que me dieron muy buen rollo cuando hablé con ellos por teléfono y luego por que me ofrecían la posibilidad de ir a bucear a Las Cruces de Malpique, y eso era algo que no quería desaprovechar.

Las dos inmersiones, junto con el alquiler de todo el equipo tienen un coste 84€ y además, el equipo puedo decir que está en perfectas condiciones, cosa que se agradece, la verdad.

En definitiva, un lugar más que recomendable si queréis ir a bucear en La Palma!

· Dónde dormir en La Palma:

A la hora de elegir alojamiento para nuestros días en La Palma hemos de tener una cosa clara antes de nada: Oeste, igual a sol, Este, igual a lluvia, o como mínimo, cielo encapotado.

Y es que la enorme mole que forma la Caldera de Taburiente crea también un micro-clima que hace que en una isla tan pequeña como es la de La Palma puedas pasar de un cielo azul eléctrico a otro gris y triste en apenas unos pocos kilómetros.

Por eso, a la hora de elegir nuestro alojamiento teníamos claro que sería en la parte más soleada de la isla, es decir, en la costa oeste pero además también buscábamos que nos quedara a buen pie para poder conocer el resto de La Palma y para ello, la zona que quedaba mejor situada era la central, y es que de aquí sale una carretera que mediante un túnel te cruza de costa a costa pero además tenemos a tiro tanto la carretera que sale hacia el norte como la que va hacia el sur: Adjudicado!

Aquí las poblaciones más importantes son Los Llanos de Aridane y Tazacorte y buscando buscando dimos con un alojamiento en la primera que cumplía con todos los requisitos que buscábamos: La Camuesa.

Se trata de unos apartamentos situados a las afueras de la localidad, de los que además teníamos muy buenas referencias y que incluso disponían de una piscina con vistas al Océano Atlántico y en donde por las cuatro noches que íbamos a pasar nos pedían menos de 200€ con lo que poco había que pensar.

Muy muy recomendable.

· Dónde comer en La Palma:

  • Restaurante Flor de Sal: en mi opinión, lo primero que ha de tener un restaurante es que se coma bien en él, eso es lo fundamental, pero luego, si aparte de comerse bien el lugar es bonito y está situado en unas salinas, que aún a día de hoy están funcionando, a los pies de un volcán que hace apenas 40 años entró en erupción, pues entonces ya te cagas.Esto es precisamente los que nos encontramos aquí, un lugar precioso, un servicio amabilísimo y una comida de escándalo. Además llegamos tarde, como a las 15:30 y nos atendieron, igualmente, a las mil maravillas.Queso asado, Chocos con salsa agridulce de mojo rojo y una Vieja para los dos de casi un kilo junto con dos jarras enormes de cerveza artesanal, una Coca Cola para Adri y postres: pastel de chocolate con helado de almendras y salsa de choco blanco para ella y helado casera de quesillo para mi más cafés = 57€Un lugar donde darse un capricho más que recomendableIMG_20191013_161304.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .