5 de octubre de 2020

Ni 48 horas después de haber aterrizado en Los Cabos, después de, eso si, el mejor inicio de viaje que recordamos si tenemos en cuenta que en estas pocas horas que llevábamos en la Baja California ya habíamos sido testigos del nacimiento de varias decenas de tortugas marinas en las costas del Pacífico, habíamos nadado con tiburones en alta mar y habíamos compartido embarcación con enormes lobos marinos que reclamaban si cuota de pescado, abandonábamos la comodidad de nuestro hotel en San José del Cabo para empezar con nuestro Road Trip por la Baja California Sur propiamente dicho: era el momento de empezar a moverse.

Y la verdad es que ya teníamos ganas y es que después de lo que vimos el primer día cuando nos alejamos del núcleo urbano de Los Cabos para dirigirnos hacia el Rancho Carisuva y que nos permitió ver las primeras pinceladas del paisaje sudcaliforniano, nos apetecía coger carretera y manta para atravesar esos parajes superlativos, tan distintos a cualquiera de los que habíamos visto en nuestros viajes.

Y dicho y hecho, y es que aún no eran las 8 de la mañana que ya estábamos devorando kilómetros por la carretera que une Los Cabos con Todos Santos, nuestro plato fuerte para el día de hoy.

Esta carretera, que para muchos sería simplemente el medio para unir el punto A con el punto B, se convierte en un reclamo en si mismo si la disfrutas con calma, y es que, como hemos dicho antes, discurre por parajes espectaculares, donde se unen las quemadas colinas que llegan de la imponente Sierra de la Laguna, que con sus más de 2.000 metros se convierte en el punto más elevado de toda la Baja California y, al mismo tiempo, en una vigía perpetua que nos acompañará durante toda esta primera etapa de nuestro Road Trip con el imponente Océano Pacífico que, reclamando su cuota, estalla en mil pedazos a lo largo de los poco más de 100 kilómetros que nos separan de Todos Santos.

Un paisaje tapizado de enormes cardones, uno de los emblemas de la Baja, esos cactus que todos tenemos en mente de cuando veíamos al coyote perseguir al correcaminos de pequeños por el televisor, y que aquí se convierten en realidad y es que es tierra de coyotes, por supuesto, como también lo es de correcaminos, aunque el mito cae por los suelos cuando ves al primero cruzar por delante tuyo y es que uno se había hecho en su imaginación una imagen muy equivocada y es que apenas levantan 30 centímetros del suelo, cuando aquí uno los hacía algo así como un avestruz, verdad??

También es tierra de, o aire mejor dicho, de zopilotes, esas dantescas aves, tan presentes en todo México y Centroamérica, que sobrevuelan la tierra quemada de este continente en busca de su próxima presa, porque aquí, siempre, hay una próxima presa que caerá, por mil motivos distintos, y pasará a formar parte del menú de estas aves carroñeras, poco agraciadas de ver por lo que simbolizan, pero omnipresentes, estés donde estés, en esta península que detrás de su innegable belleza esconde una realidad salvaje donde solo sobrevive el más fuerte o a veces ni eso: el gran dilema de la naturaleza, como puede esconder dentro de tanta belleza semejante dureza y fatalidad.

Playa del Cerrito, el paraíso del surf

Si vamos sin prisa por llegar a Todos Santos, algo que se convierte casi en obligación, no es mala idea parar en alguna de las playas que vamos encontrando a nuestro paso y entre ellas, la más famosa es, sin duda, la Playa del Cerrito.

Se trata de una playa infinita, salvaje, donde los amantes del surf encontraran alguna de las mejores olas de toda la Baja y en donde los que no tengan ni la más remota idea de surfear, ni tampoco la intención de aprender a hacerlo, encontraran una playa kilométrica en donde tendrán más probabilidades cruzarse con alguna tortuga desovando o con alguna ballena en el horizonte que con otro ser humano.

O al menos eso es lo que nos encontramos nosotros y es que apenas nos cruzamos con un vendedor de artesanía que esperaba en la sombra que alguien apareciera por aquí y es que, no en vano, el turismo por aquí, como en el mundo entero, en plena pandemia por Covid19, no vive sus mejores tiempos y para toda esa gran cantidad de gente que vive al día, eso es una autentica catástrofe.

Sin duda un muy buen lugar para desconectar del ajetreo de Cabo San Lucas y, con tiempo, una buena alternativa a sus bulliciosas playas para pasar un par de días alejado de todo y de todos, en alguna de las villas que hay desperdigadas por la costa. Eso si, hablo por hablar pero, baratas no tienen pinta de ser pero oye, todo es mirarlo.

Nosotros aún teníamos un largo día por delante y visto que no había ninguna palapa abierta para tomarnos una Pacifico bien helada y mirar de combatir un poco el tremendo calor que hacía decidimos poner pies en polvorosa y acercarnos hasta el plato fuerte del día de hoy que no era otro que el Pueblo Mágico de Todos Santos, para muchos el pueblo más bonito de la Baja California Sur, situado en las faldas de la Sierra de la Laguna pero con los ojos puestos al Océano Pácifico.

Todos Santos, Pueblo Mágico

Antes de seguir, y para los que no lo sepan, voy a explicar, por eso, que es esto de Pueblo Mágico y es que aquí, en México, está a la orden del día.

En verdad no es otra cosa que un programa del Gobierno de México para la dinamización turística que lo que hace es otorgarle esta coletilla a ciertas localidades del país que, por un motivo u otro, tiene algo que ofrecer fuera de lo común. La definición oficial es la siguiente: Un Pueblo Mágico es un sitio con símbolos y leyendas, poblados con historia que en muchos casos han sido escenario de hechos trascendentales para nuestro país, son lugares que muestran la identidad nacional en cada uno de sus rincones, con una magia que emana de sus atractivos; visitarlos es una oportunidad para descubrir el encanto de México.

En todo el país hay 121 Pueblos Mágicos y de ellos, en la Baja California Sur se encuentran dos: Todos Santos y Loreto, otra parada de nuestro Road Trip.

Sin duda por su proximidad a Los Cabos, Todos Santos es el más visitado de los dos y la verdad es que se entiende, nada más llegar a él, el motivo, y es que sus calles y plazas parecen ancladas en el tiempo, sumidas en un letargo solo alterado por algún que otro turista que, como nosotros, no nos queríamos perder este lugar.

Fue fundada por los jesuitas españoles en el siglo XVIII, cuando levantaron la Misión de Santa Rosa de Todos los Santos, concretamente en el año 1733. Luego, cuando los jesuitas fueron expulsados de la Baja California llegarían los franciscanos y más tarde los dominicos, hasta que en 1840 la misión fue abandonada a consecuencia de las múltiples epidemias que la azotaban y de los conflictos con los indígenas, con los que nunca hubo buena relación. Con el tiempo, el templo fue recuperado, adoptó el nombre con el que ahora se conoce: Nuestra Señora del Pilar de Todos Santos y la población alrededor se fue asentando, sobretodo gracias a la fertilidad de su tierra y a la abundancia de agua proveniente de la Sierra de la Laguna, que hizo que se convirtiera en un punto importante del cultivo de la caña y que en el pueblo florecieran los hoteles, las oficinas públicas, así como teatros y demás lugares de ocio para la población.

Es precisamente este templo el mejor lugar para empezar la visita a la localidad, y es que se encuentra en la cabecera de su preciosa Plaza de Armas, alrededor de la cual están los edificios históricos más representativos de Todos Santos y las ya famosas enormes letras de colores con el nombre de la localidad, que dan al oasis de Todos Santos, y que son el lugar perfecto para dejar constancia de nuestro paso por la localidad.

Nosotros nos encontramos completamente solos en esta preciosa Plaza de Armas, rodeada de palmeras y cocoteros, y presidida por un kiosco circular, presente en la mayoría de pueblos mexicanos, y aunque el calor era horroroso (rozaban los 34 grados) no pudimos estarnos de explorar sus alrededores, entre los que, además de la ya nombrada misión, se encuentra el Teatro y Cine General Manuel Márquez de León, construido en 1944 y que vivió sus años de esplendor con la época dorada del cine mexicano.

Las calles aledañas, con sus casas pintadas de mil colores, están llenas de galerías de arte así como de tiendas de artesanías y joyerías y es que Todos Santos se convirtió en un punto neurálgico donde muchos artistas de renombre fijaron su residencia a medida que se iba dando a conocer el lugar, sobretodo estadounidenses, y le dieron esta fama que ya se ha quedado y que hace que, entre otros eventos, haga que se celebre cada año en la localidad distintos festivales relacionados con el arte y la cultura, como el Festival de Arte de Todos Santos, que se celebra la primera quincena de marzo, el Festival de Cine, que se celebra a continuación o el de Música, que se celebra en enero y que se lleva a cabo en el lugar, probablemente, más conocido de toda la localidad: el Hotel California.

Hotel California ¿Mito o Realidad?

Y es que si realmente hay un lugar que queríamos conocer si o si de Todos Santos es el mítico Hotel California, situado a tiro de piedra de la Plaza de Armas.

En su día, cuando preparábamos este viaje, estuvimos planteándonos pasar una noche en el mítico establecimiento pero finalmente desechamos la idea ya que decidimos no hacer noche en Todos Santos pero si lo hubiéramos hecho, por poco que hubiéramos podido, hubiera sido allí.

El Hotel Califonria abrió sus puertas en el año 1948 de la mano de un inmigrante chino que lo gestionó durante varias décadas, aunque se le pierde la pista en los años 70 y 80, que son precisamente los años en los que se popularizó una canción que debe de estar en los puestos más altos de las más escuchadas de la historia: Hotel California de la banda The Eagles.

La letra, sin duda, daba pie a que se generaran todo tipo de rumores al respecto y es que, no en vano, para llegar a él, según la canción, tenías que cruzar una carretera que cruzaba la oscuridad del desierto, se oía la campana de una misión cercana, y el nombre, claro, sobretodo el nombre: Hotel California.

Por todo eso, la pareja de canadienses que compró el hotel en el año 2000, sin decirlo de forma directa, por supuesto, lo utilizó como reclamo y la leyenda del lugar fue adquiriendo tal magnitud que los mismos miembros de la banda tuvieron que desmentirlo e incluso demandaron a los propietarios del hotel a los que les pidieron que dejaran de utilizar el nombre del grupo para publicitarse e incluso una indemnización económica para reparar los daños causados.

Sea lo que sea, importa bien poco: el Hotel California, con The Eagles o sin ellos, es un lugar de visita obligada para todo aquel que pise Todos Santos y que, pleitos judiciales aparte, sigue teniendo esa aura legendaria que hacen que todo aquel que pasa por aquí se tenga que detener a fotografiarse junto al cartel que hay en sus arcos de entrada, el gran reclamo del lugar.

Hoy en día, a parte del hotel en si, en su interior hay un restaurante donde poder comer y una terraza abierta en la que tomarse un trago mientras uno espera que haga aparición otra de las leyendas del lugar, que habla de un fantasma en forma de preciosa chica que se le aparece a algunos clientes mientras beben y que les invita a una ronda a su salud. Sin duda una leyenda creada, pondría la mano en el fuego, con alguien que se le fue de las manos el tequila o el mezcal y que no tenía con que pagarlos.

En nuestro caso, después de recorrer el hotel y un gran mercado de artesanía que hay justo al lado, decidimos tomarnos una genial margarita en el local de enfrente antes de continuar con nuestro camino y es que, no en vano, aún nos quedaban unos 80 kilómetros hasta llegar a La Paz, donde nos estableceríamos por unos días para descubrir alguno de los secretos que nos tenía el Mar de Cortez guardados pero eso, como no, ya será otra historia…

Seguimos??

DATOS PRACTICOS:

· Dónde dormir en Todos Santos: A pesar de que inicialmente queríamos pasar una noche en Todos Santos, finalmente no lo hicimos ya que creímos que era un pueblo para ver de paso, debido a su tamaño y como no nos sobraban días que dijéramos, nos venía ideal para llenar el día en que nos dejáramos Los Cabos por La Paz, como así hicimos y, la verdad, he de reconocer que creo que fue una decisión muy acertada.

De todas formas, si se quiere hacer una noche en esta preciosa localidad, no faltarán alojamientos, entre ellos el mítico Hotel California, que cuenta con 11 habitaciones a partir de unos 150 US$ la noche.

· Dónde comer en Todos Santos: He de reconocer que nosotros llegamos con dos sitios en mente y que nos encontramos ambos cerrados con lo que decidimos seguir hasta La Paz y comer ya una vez allí pero no puedo dejar de recomendarlos porque son sitios que nos recomendaron locales con lo que confío en que bien se debe comer. Uno es el Mirador Ocean View Restaurant, situado en lo alto de una colina a mano izquierda justo al entrar en Todos Santos desde Los Cabos, lo que lo hace especial son las excepcionales vistas que hay de toda la costa del pacifico, que son, sin duda, el gran atractivo de este local. Nuestra idea no era ir a comer en verdad, sino ir a tomarnos algo y disfrutar de sus vistas pero nos dijeron que la comida esta de lujo también. Abren a las 13:00 de la tarde.

El otro restaurante que nos recomendaron es el Tacos y Mariscos El Sinaloense, situado a la salida de Todos Santos dirección La Paz, es un restaurante especializado en mariscos frecuentado por locales y regentado por una familia de lo más encantadora. La verdad es que nos apetecía mucho ir a probar sus tacos de pescado y sus ceviches porque nos lo recomendaron dos personas distintas pero coincidió nuestra visita con el día de descanso semanal. Tocará volver. Que pena.

· Y la mejor Margarita es? La Margaritas, los que me conocéis, es sin duda el cóctel que más me gusta y lo único, prácticamente, que me saca de la cerveza y claro, aquí, en México, pues uno se pone las botas. Es por eso que me veo en la obligación de avisaros que aquí, en Todos Santos, probé una de las mejores Margaritas del viaje: fue en el Tequila Sunrise Bar & Grill, justo enfrente de la fachada del Hotel California, y a parte de que ya el local es digno de visitar y que los camareros son encantadores, lo dicho, las Margaritas están de escándalo. No lo dudéis y tomaros una a mi salud. Y por cierto, también es un lugar muy recomendable para comer. Tomar nota.

· Qué hacer en Todos Santos: No solo de galerías de arte y del Hotel Calirfornia vive Todos Santos, para nada y es que el enclave en el que está situada da para mucho más que eso.

Los aficionados al Off Road, tienen en sus alrededores innumerables caminos para explorar en buggys y quads que pueden alquilar en distintos establecimientos que hay ubicados en la entrada del pueblo y también hay empresas que ofrecen rutas a pie por la cercana Sierra de la Laguna, hogar de, entre otras especies, el león de montaña, también conocido como Puma.

Sin embargo, si miramos hacia la costa, a parte del surf, que puedes practicar o incluso aprender (en las mismas playas te encuentras gente para enseñarte), hay una actividad que destaca por encima de las demás y es la de participar de un campamento tortuguero, algo así a lo que nosotros hicimos en el Rancho Carisuva unos días atrás.

De octubre a abril, llegan a las playas de alrededor de Todos Santos, centenares de tortugas marinas con la intención de anidar. Llegan tortugas olivaceas (las mismas que nosotros liberamos en Los Cabos), tortugas verdes (aquí llamadas prietas, por presentar un tono más tirando a marrón) y la estrella de todas, la enorme tortuga laúd, que puede llegar a medir 2 metros y pesar más de 600 kilos.

El campamento Tortugueros La Playita organiza todo tipo de actividades tanto de dia como de noche para todos aquellos que quieran colaborar, ya sea un día, como actividad de paso o semanas incluso, como voluntarios, para monitorear los nidos, patrullas las playas de noche para descubrir los lugares donde las tortugas anidan y ayudar a que las crías lleguen sanas y salvas al mar una vez concluido todo el proceso.

Bajo mi punto de vista, una de las mejores actividades que se pueden hacer en Todos Santos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .